José María Ariño Colás / Doctor en Filología Hispánica

Algo se mueve en Las Fuentes

José María Ariño

El barrio zaragozano de Las Fuentes, desde que comenzó su expansión hacia la década de los sesenta del siglo pasado, ha pasado por varias etapas y ha intentado sobrevivir tanto en el ámbito social, en el comercial, en el educativo o en el recreativo. Eso sí, siempre se ha topado con dificultades a la hora de restaurar determinados edificios, lavar la cara de sus calles, adecentar algunos bloques de viviendas o mantener abiertos los numerosos comercios que dan vida a sus vecinos.  La apertura de grandes almacenes no muy lejos del barrio y el progresivo envejecimiento de la población han sido un golpe casi definitivo para muchos establecimientos que han tenido que bajar la persiana. Es una situación que, según los componentes de la Junta Municipal del distrito, hay que intentar revertir o, al menos, evitar que vaya a más.

Porque está claro que no todo son noticias negativas en este barrio. Los proyectos no se detienen y las previsiones son optimistas. Una vez terminadas las obras de remodelación del emblemático parque de Torre Ramona, con la instalación de nuevas zonas infantiles y la renovación de surtidores de agua potable, el último pleno de distrito ha aprobado una propuesta de usos para la antigua fábrica de Giesa, abandonada desde hace diez años. El proyecto es ambicioso y sería un gran logro para el barrio si se llevara a cabo en los próximos años. Se trata de transformar este espacio en un auditorio multifuncional, un complejo comercial y hostelero, una residencia de estudiantes, un vivero de empresas y un equipamiento deportivo. Todo ello redundaría en beneficio de un barrio carente de espacios culturales y recreativos.

Hay que valorar, además, la construcción de ochenta pisos tutelados con servicios comunes muy cercanos a la residencia de ancianos y al centro de salud Torre Ramona. Después de varios meses de paralización, se ha vuelto a licitar la obra, y es de esperar que estén acabados a principios de 2022. Estarían destinados a personas mayores con escasos recursos o a jóvenes en proceso de emancipación.  Muy cerca del parque, y a pocos metros de esta zona de expansión del barrio, permanece aislada y casi abandonada la antigua Torre Ramona, que dio nombre al parque y que constituye uno de los edificios más emblemáticos de Las Fuentes. Afortunadamente, no se va a derribar como estaba previsto este recinto, que ha sido convento, sanatorio y reformatorio. Este edificio histórico se mantendrá en pie gracias al esfuerzo de los vecinos y al acuerdo de cesión del mismo de la DGA al Ayuntamiento de Zaragoza. Hay que recordar que la capilla del antiguo reformatorio del Buen Pastor forma parte del listado de edificios de interés histórico artístico de Zaragoza.

Es de esperar que todas estas buenas iniciativas se lleven adelante cuanto antes posible y que dinamicen un barrio que quiere equipararse a otros distritos zaragozanos sin perder sus señas de identidad.

Print Friendly, PDF & Email