La vuelta de los cedidos y los canteranos, únicas novedades en el regreso al trabajo zaragocista

La primera ausencia de esta temporada la pone el único lateral derecho del primer equipo, Carlos Vigaray

Primer entrenamiento de pretemporada para el Real Zaragoza y primeras pinceladas de trabajo para hacer frente a la próxima campaña. El conjunto zaragocista ha vuelto a la Ciudad Deportiva este miércoles después de vacaciones sin caras nuevas, pero sí con el regreso de los cedidos. Clemente y Bikoro, al que se le pretende dar salida, han sido las principales novedades, y Ángel López y Pablo Cortés viven su primera experiencia en el primer equipo. Lasure, que se recupera de un cáncer, todavía no entrenará con el equipo.

Varios de los canteranos ya habían sido vistos hace apenas unas semanas entrenando con el primer equipo e incluso sobre el terreno de juego. Es el caso de Luis Carbonell y Javi Hernández, que dieron el salto al verde. Guillermo Acín también ha entrenado con el primer equipo e incluso ha entrado en algunas convocatorias.

El regreso más ilusionante de los jugadores cedidos es el de Enrique Clemente. Después de pasar un año cedido en el Logroñés, el zaragozano regresa a casa para apuntalar la defensa. Francés y Jair son los centrales que le disputarán el puesto y, tras la marcha de Atienza, se espera la llegada de Peybernes.

Dani Lasure regresa, pero sin entrenar por el momento. El lateral izquierdo continúa recuperándose de un cáncer que le ha tenido alejado de los terrenos de juego varios meses. El conjunto maño tiene ya a Pep Chavarria y Carlos Nieto, pero el catalán, como puede jugar más adelantado, podría no ser competencia para los laterales.

La primera ausencia de esta temporada la pone el único lateral derecho del primer equipo, Carlos Vigaray. Según ha informado el club, se marcha a Madrid para someterse a una artroscopia diagnóstica porque sus problemas en la rodilla derecha no mejoran. Ya se le dio un tratamiento conservador en la zona, pero no ha surtido ningún efecto.

El Real Zaragoza comienza a preparar así el nuevo año en medio de numerosas incertidumbres. Desde hace semanas, el zaragocismo está en vilo por las negociaciones en el cambio accionarial, pero las negociaciones no llegan a buen puerto. Ahora, la escuadra zaragocista se centra en hacer frente de la mejor forma posible a la temporada que comienza en poco más de un mes.

Print Friendly, PDF & Email