El sector turístico encara el verano con optimismo y espera una alta ocupación

El Pirineo, la Sierra de Guara o la comarca del Matarraña, entre los lugares más solicitados por los turistas

El verano en las tres provincias aragonesas parece llamar la atención de los turistas, y es que en estos meses de julio y agosto se prevé que la ocupación crezca, pese a la preocupación que se respira en el aire por el reciente aumento de casos de Covid en la Comunidad, lo que podría llevar a un endurecimiento de las restricciones.

En la provincia oscense esperan un buen verano, con ocupaciones medias en alojamiento de en torno al 51% y con un notable desarrollo en el sector de restaurantes, especialmente de las zonas del Pirineo y la Sierra de Guara, según la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca. Actualmente, el 78,3% de las empresas están abiertas, aunque muchas, sobre todo en la modalidad de alojamiento, lo hacen con restricciones o cierres en servicios como los de restaurante, celebración de eventos y congresos o el servicio de bar.

Igualmente, Zaragoza está mostrando “buenos datos” de ocupación desde que se levantó el confinamiento provincial, ya que “esos 800.000 habitantes de la gran urbe aragonesa se han acercado a las comarcas rurales a disfrutar del patrimonio, natural, paisajístico, gastronómico o simplemente para pasear por el campo”, han expuesto desde la Federación Aragonesa de Turismo Rural (Faratur).

En Teruel están haciendo “muy buenos números”, especialmente durante los fines de semana, cuando los viajeros deciden hacer sus escapadas. Aunque los días de entre semana de julio “están costando un poco”, las estadísticas están marcando que agosto va a ser “increíblemente bueno”, según ha explicado el presidente de Teruel Empresarios Turísticos (TET), Roche Murciano.

La ocupación será más alta en agosto

Una expectación que todavía se proyecta más para el mes de agosto. En Huesca, la previsión de ocupación para este verano en alojamiento hotelero rondará el 51%, aunque se espera que en agosto se sitúe entre el 56% y el 60%. Estas cifras “podrían ser mayores”, han señalado desde la Asociación de Turismo oscense, ya que toda esta situación está condicionada por la evolución sanitaria, la campaña de vacunación y la recuperación de la actividad. Por su parte, los empresarios de la provincia son “optimistas” con la situación, aunque todavía hay un alto nivel de alojamientos que trabajan con previsiones muy cortas y ofreciendo una alta flexibilidad en las reservas.

Asimismo, en Zaragoza esperan una ocupación media del 50 o 55%, aunque puede variar en función de cada comarca y de las afecciones que deje el coronavirus. “Claro que afectará si la tendencia sigue como vemos estos últimos días, pero esperamos que solo sea un bache de este arranque de temporada estival”, afirman desde Faratur, donde reconocen que estos alojamientos son “perfectos” para “hacer grupos burbuja o familiares”.

Ya en Teruel, en la capital se alcanzará en torno al 80% y el 85% de plazas ocupadas. Por comarcas, destaca sobre las demás la del Matarraña, que está haciendo “los mejores números”, ha apuntado Roche Murciano, quien ha añadido que le siguen las comarcas de Gúdar-Javalambre, Albarracín y el Maestrazgo. Además, hay que tener en cuenta que llegan numerosas reservas “de última hora”, que podrían hacer que la ocupación aumentara a lo largo de los días. Pese a las buenas cifras, no hay que olvidar el coronavirus: “Estamos muy preocupados” por el aumento de casos positivos, sobre todo, “por el tema de los banquetes y eventos”, ha recalcado Murciano.

Perfil del turista

El perfil principal del viajero que llega a territorio aragonés es el de turista nacional en alojamiento (71,7% en Huesca). Para restaurantes, cafés y bares y ocio nocturno, este perfil está relacionado con clientes más habituales o visitantes de segunda residencia. Además, destaca la buena conducta de la mayoría de turistas y la buena sintonía entre ellos y los hosteleros.

Print Friendly, PDF & Email