La FAS sale «En defensa de la solidaridad» tras los recortes en cooperación del Ayuntamiento

Los presupuestos del Ayuntamiento de Zaragoza recortan las ayudas en 800.000€.

La Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS) denuncia el recorte en las subvenciones de cooperación en los presupuestos del Ayuntamiento de Zaragoza y la suspensión del convenio que tenían con ellos. Por ello quieren concienciar a la ciudadanía de la importancia de los proyectos de cooperación y la solidaridad con la campaña “En defensa de la solidaridad” para proteger de la cooperación al desarrollo.

El Ayuntamiento de Zaragoza, con la aprobación de los presupuestos para 2021, ha reducido la partida de subvenciones de cooperación en 800.000€, y con la supresión del convenio, la FAS perderá una ayuda de 36.450€, con lo que habrá menos acciones respecto a la solidaridad y menos visibilidad y la organización tendrá que suspender actividades que lleva realizando desde hace 15 años. “Además de poner en perjuicio todo el trabajo que se lleva haciendo durante tiempo, también está amenazando de manera directa esa cultura solidaria de esta ciudad y esta comunidad autónoma” ha explicado la vicepresidenta de la FAS, María Isabel Funes Serrano.

La vicepresidenta también ha lamentado el fin de la colaboración con el Ayuntamiento que, hasta ahora, había sido “estrecha y fructífera”. De hecho, ha destacado que en 2011 se nombró a la FAS “Hija predilecta” de la ciudad y que, en 2018, el consistorio firmó un Pacto por la Cooperación al Desarrollo que actualizó el Pacto contra la pobreza de 2017, “ambos incumplidos por los recortes en los fondos de cooperación y la supresión del convenio con la FAS”.

El Ayuntamiento no les han dado motivos concretos para la suspensión del convenio más allá de “razones presupuestarias” y la vicepresidenta ha comentado que están continuamente intentando dialogar y entender “el por qué este retroceso”. Mientras tanto, han querido lanzar la campaña “En defensa de la solidaridad” para acercar la situación a la ciudadanía y “que no se retroceda en relación a la solidaridad”. “Queremos invitar a la sociedad a que se sume a defender la solidaridad” para que la cooperación mostrada durante la pandemia no se quede ahí, que pueda continuar y se traslade a un escenario global puesto que es algo que afecta a todo el mundo por igual, “no es una lucha entre soy solidaria con mi vecino que lo está pasando mal y ahora no puedo serlo con Mali”.

Al encuentro han acudido los tres últimos galardonados con el Premio de la FAS a la Trayectoria Solidaria, José Luis Batalla, Julio Martínez y Carmen Magallón. Los tres han coincidido con la vicepresidenta en la necesidad de educar a la ciudadanía en estas cuestiones y en que contribuir económicamente es “un deber y una responsabilidad” de las instituciones. Todos han mostrado su preocupación ante el peligro que suponen los recortes para la cultura solidaria y han recordado momentos durante el confinamiento en que los vecinos hicieron comunidad y se ayudaron unos a otros. Por ello creen que la ciudadanía está concienciada con respecto a la solidaridad y solo “falta que los políticos den ejemplo”.

Print Friendly, PDF & Email