La Atención Primaria sufre una saturación y tensión “críticas” ante el repunte de casos

Las tres provincias aragonesas bajan su Incidencia Acumulada a siete días de los 300 casos

La Atención Primaria (AP) en Aragón vuelve a sufrir una situación de riesgo ante la subida de contagios que se está dando durante la última semana. Los recientes datos registrados confirman 346 nuevos positivos en la Comunidad, lo que supone quintuplicar las cifras de siete días atrás. “Complicado lo tenemos porque los centros de salud ya se encontraban en un momento crítico que se agrava todavía más con este repunte”. Así valora el panorama actual la presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza (COMZ), Concha Ferrer, que ve “prácticamente imposible” continuar con la tensión mantenida en AP desde que se inició la pandemia.

A las bajas por enfermedad y las jubilaciones se suman las vacaciones veraniegas del personal médico, motivos por los que se produce una merma de los efectivos sanitarios ante la sobrecarga de trabajo. Además, hay que tener en cuenta que esta cantidad ingente de casos conlleva “un aumento importante en la labor de rastreo, un incremento en las pruebas diagnósticas, y una mayor atención en el control y evolución de los contagiados”, explica. Para la presidenta del COMZ, se debe concienciar a la población sobre la necesidad de realizar cuarentenas y aislamientos para “no expandir el problema”.

Acelerar la vacunación en jóvenes 

Por su parte, la secretaria del COMZ y médico de Atención Primaria en el centro de Utebo, Belén Lomba, insiste en que se está intentando acelerar la vacunación para llegar cuanto antes a cubrir la franja de edad entre los 15 y 26 años. Asimismo, recuerda que todavía hay población inserta entre los 60 y 70 años que no ha recibido la segunda dosis, por lo que existe un “riesgo evidente” para este segmento.

Tanto Ferrer como Lomba coinciden en que, a pesar de que la mayoría de contagios se están dando en jóvenes, no se debe dar por hecho que no puedan sufrir problemas respiratorios que deriven en neumonías y no quede más remedio que acabar hospitalizados. “Si sigue aumentando el número de positivos, habrá casos graves en aquellos individuos que aún no han conseguido la inmunidad independientemente de la edad”, adelantan.

Además, en lo relativo a la atención de otro tipo de problemas de salud no relacionados con la Covid, la presidenta de la entidad asegura que “se intenta compensar de la mejor manera posible”, ya que el sistema está “estresado al máximo”.

Posibilidad de mutaciones 

Otra de las dificultades de la propagación es que cuanto más rápido se produce, “surgen mayores posibilidades de mutaciones, que suponen una incógnita”, resalta Ferrer. La movilidad entre provincias y comunidades, así como los vínculos y relaciones con personas de diferentes círculos sociales, conducen a la transmisión del virus de una manera “casi imparable”. “Debemos cuidarnos a nosotros mismos y cuidar a los demás para no volver a la compleja situación de hace meses. El personal sanitario está muy cansado”, remarca Lomba.

Mientras que la secretaria del COMZ apela a la responsabilidad individual -más necesaria si cabe tras la eliminación del uso de mascarilla en exteriores-, la presidenta de la entidad apunta también a los padres y madres de los jóvenes como “responsables del tutelaje de sus hijos”. “La pandemia no ha finalizado para nada. Debemos seguir respetando el coronavirus y pensar un poco en todos los trabajadores que están al pie del cañón día tras día”, sostienen.

Print Friendly, PDF & Email