Las obras de restauración del castillo de Montearagón avanzan y sacan a la luz restos arqueológicos

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, ha conocido el estado de los trabajos de la mano de uno de los arquitectos

Las obras de consolidación y restauración del castillo de Montearagón, que comenzaron el pasado febrero, continúan avanzando y han desvelado importantes hallazgos arqueológicos. Esta actuación está impulsada por el Ministerio de Cultura y Deportes, a través de la Dirección General de Bellas Artes, bajo la dirección del Instituto del Patrimonio Cultural (IPCE), que invertirá 1.195.181,37 euros en los 14 meses que previsiblemente durarán los trabajos.

La subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, ha conocido este lunes el estado de los trabajos de la mano de uno de los arquitectos responsables de su ejecución, Sergio Izquierdo, y del arqueólogo Héctor Arcusa. Han estado acompañados por Javier Belenguer, alcalde de Quicena, localidad en la que se asienta la fortaleza y cuyo Ayuntamiento tiene la encomienda de gestión del monumento, y de Antonio Turmo, presidente de la Asociación de Amigos de Montearagón.

Los trabajos realizados hasta el momento han descubierto el pavimento original empedrado de la Casa del Guarda y el aljibe del Claustro Mayor, de grandes dimensiones, además de diversos muros de estancias.

La subdelegada del Gobierno ha mostrado su satisfacción por el avance de las obras, “que están devolviendo al castillo el aspecto y dignidad que merecen por su alto valor histórico y patrimonial, pero también por el importante componente emocional que tiene para los habitantes de su entorno”. Para Salazar, los hallazgos arqueológicos “permiten conocer mejor la azarosa historia del monumento, y también ofrecer a los futuros visitantes una imagen más completa de su relevancia a lo largo de los siglos”.

Las primeras tareas realizadas han sido el desbroce general del interior y exterior del recinto y el estudio técnico del suelo. Gracias a las catas arqueológicas se ha determinado que el apoyo de los muros en sus cimientos es bastante sólido, así que se ha procedido a la excavación exterior del recinto para descubrir prácticamente la totalidad de la zona amurallada que delimita el camino superior de la muralla o paseador.

En este momento se están realizando los cosidos de los muros que se encuentran en mal estado mediante la colocación de unos anclajes encapsulados, ejecución que se prolongará durante varias semanas por la dificultad técnica que conlleva.

La obra, adjudicada a Damarin SL, garantizará la estabilidad del edificio y la correcta evacuación de aguas de lluvia para preservar la integridad del conjunto.

La intervención actual continúa décadas de trabajos del IPCE para garantizar la consolidación de la fábrica del castillo, la restauración de las áreas más dañadas y la realización de estudios arqueológicos. Entre las actuaciones más destacadas, el Ministerio invirtió 442.000 euros entre 2001 y 2003 en la restauración de la fachada sur; 580.000 más entre 2006 y 2009 en obras para reforzar la mampostería de los muros; y más de 200.000 entre 2010 y 2011 en la restauración, limpieza, consolidación y recuperación del entorno del muro sur.

Print Friendly, PDF & Email