La incidencia se dispara hasta los 139 casos y la tasa de positividad ya supera el 17%

Zaragoza presenta una incidencia de 136,4 contagios, Huesca de 116,3 y Teruel de 181,1 casos

Preocupa el repunte de contagios y el incremento de la incidencia acumulada que está sufriendo Aragón, habiéndose disparado hasta los 139,3 casos por cada 100.000 habitantes a catorce días. La Comunidad ha registrado esta jornada un total de 156 casos por Covid, 128 más que hace una semana. Además, la tasa de positividad se ha triplicado en cuatro días hasta alcanzar el 17,22%. La mayoría de positivos se está dando en la población joven –sobre todo entre los 15 y 24 años-, que aún no está vacunada. Todo apunta al inicio del verano, que trae consigo una movilidad acelerada, y los viajes de fin de curso entre estudiantes preuniversitarios y universitarios.

La eliminación del uso de la mascarilla en espacios abiertos y la apertura del ocio nocturno también tendrían que ver con dicha subida de casos. “Mucha gente ha interpretado que ya no hay que llevar mascarilla. Quizás se debería haber esperado a mediados o finales de julio para suprimir su utilización en exteriores porque la pandemia venía experimentando una tendencia muy favorable”, expone el veterinario y director del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, Juan José Badiola.

Por provincias, Zaragoza presenta una incidencia de 136,4 contagios, Huesca de 116,3 y Teruel de 181,1 casos. El dato positivo radica en que muchas personas enmarcadas en este segmento juvenil son asintomáticas, por lo que apenas se producen hospitalizaciones ni fallecimientos y, por tanto, no existe presión ni saturación en los centros hospitalarios. Pese a todo, el propio Badiola advierte que todavía existe cierto riesgo porque “hay gente perteneciente a la franja de edad entre los 60 y los 69 años que no ha recibido la segunda dosis”.

Vacunación en jóvenes

El experto, consciente del espíritu social de los jóvenes, confía en que la vacunación de este grupo -que llega en breves- sea rápida y efectiva y lo convierta en un “fenómeno pasajero”. “El ritmo en la inoculación hasta el momento es muy bueno, y casi la mitad de la población ya cuenta con la pauta completa, mientras que más del 60% tiene al menos una dosis”, recuerda.

Y es que Badiola insiste en que la vacunación, junto a las restricciones y modulaciones impuestas en Aragón, ha supuesto el mejor remedio para combatir el coronavirus, habiendo provocado una “notable disminución” de las muertes e ingresos en UCI. “Antes había gente más reacia a vacunarse, pero siendo conscientes de su eficacia, ahora casi todo el mundo está dispuesto a ello”, expone. En este sentido, resalta la diferencia de la situación actual en la Comunidad en comparación con julio de 2020, momento en el que se produjo una fuerte ola de contagios que colapsó los hospitales de Aragón. “La distinción radica en la presencia de la vacuna y el mayor conocimiento sobre la Covid”, expone.

No obstante, se muestra temeroso ante la posible llegada de turistas ingleses a España, sobre todo a la zona costera de Cataluña y Comunidad Valenciana, destinos muy demandados por los propios aragoneses. “En Inglaterra está atizando seriamente la variante india Delta, y el turismo inglés podría provocar que se extienda en nuestro país”, explica preocupado.

En última instancia, añade que el repunte de casos no solo se está dando en Aragón, sino que hay otras autonomías “mucho más afectadas y en peor situación”. Asimismo, alaba la estrategia propuesta por el Gobierno de España de vacunar primero a los colectivos más vulnerables y finalizar con los que se encuentran en condiciones de riesgo mínimo. Teniendo en cuenta la situación a día de hoy, propone que “quizás sería interesante” intercalar ahora la inoculación entre las franjas de 20 y 30 años, pero esto “solo podría darse si hubiera suficientes dosis disponibles”.

Print Friendly, PDF & Email