Los accidentes mortales en carretera vuelven a niveles de 2019 pese a los meses de confinamientos

En lo que va de año, Aragón ha registrado 22 siniestros mortales en vías interurbanas.

El fin de los confinamientos de las grandes ciudades en el mes de marzo y el levantamiento del estado de alarma en mayo ha traído consigo un incremento de los niveles de movilidad y, con él, de los accidentes en carretera. En lo que va de año, Aragón ha registrado 22 siniestros mortales en vías interurbanas, alcanzando los mismos niveles que en 2019 y sumando seis más que en 2020, cuando las restricciones fueron todavía más duras.

Con respecto al año pasado, pese al incremento en los accidentes, las cifras de víctimas se mantienen idénticas en los primeros seis meses del año, con 23 fallecidos en las carreteras aragonesas. Esto se debe al tráfico siniestro que tuvo lugar en Caspe el 21 de febrero de 2020, donde perdieron la vida seis personas tres personas en el acto y otras tres en fechas posteriores como consecuencia de las heridas sufridas. Es el accidente más grave registrado en las carreteras aragonesas desde febrero de 2005, cuando otro choque frontal se cobró la vida de ocho personas en Jaca. A estas alturas de 2019 se contabilizaban 27 víctimas en 24 accidentes.

Hasta el 4 de marzo, fecha en la que el Departamento de Sanidad levanta los confinamientos que se aplicaron por la cuarta ola tras Navidad, se registraron tres muertes en otros tres accidentes. Sin embargo, solo durante ese mes, ya se tuvieron que lamentar seis fallecimientos en las carreteras aragonesas. Algo similar pasó en mayo y junio, después de finalizar el estado de alarma, cuando once personas han perdido la vida desde entonces.

Precisamente, en las últimas semanas está siendo sangrante la siniestralidad en los motoristas. Entre junio y julio, cinco personas han fallecido en accidentes de tráfico cuando circulaban con sus motocicletas por las carreteras de la Comunidad.

Por provincias, las carreteras de Zaragoza acumulan 12 de los 22 accidentes, con trece personas fallecidas. Le sigue Huesca, con seis víctimas en otros seis siniestros, y Teruel, con cuatro muertes en lo que va de año, tres más que a estas alturas de 2019.

Según las carreteras, la N-232 continúa siendo uno de los grandes puntos negros de la Comunidad, con cuatro fallecidos en Fuentes de Ebro, Alagón y El Burgo de Ebro. Por su parte, la A-123, la N-240 y la A-23 acumulan dos víctimas cada una.

Print Friendly, PDF & Email