La Agencia Tributaria devuelve en Aragón más de 220 millones de euros

En Aragón se han presentado más de 700.000 declaraciones durante esta campaña.

La Agencia Tributaria ha devuelto en Aragón 220,356 millones de euros a 350.823 contribuyentes al término de la campaña del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de 2020 (IRPF 2020), de forma que, a día de ayer, el 78,55% de las devoluciones solicitadas en número y el 69,52% en importe ya han sido abonadas.

Por provincias, en Huesca se han pagado 34.352 euros a 56.776 contribuyentes, el 77,04% de las devoluciones solicitadas y el 67,18% del importe. En Teruel, 35.917 contribuyentes han recibido 19.725 euros, lo que representa un 79,47% en número de solicitudes y un 69,55% en importe. Y en Zaragoza, 166.279 euros se han abonado a 258.132 contribuyentes, el 78,76% en número y el 70,02% en importe.

En total, en esta campaña en Aragón se han presentado 726.865 declaraciones, un 2,4% más que el año pasado. De ellas, en Huesca se han presentado 118.718, en Teruel 71.475 y en Zaragoza han sido 536.672.

En España el importe devuelto han sido 7.392 millones de euros a 11.299.000 contribuyentes, el 79,8% de las devoluciones solicitadas en número y el 69,6% en importe gracias al buen ritmo que se mantiene en el número de devoluciones e importes pagados (+1%) y de importes pagados (+1,4%), frente al descenso registrado en las solicitudes (-1,7%en número y -4,8% en importe).

De acuerdo con lo previsto, la Agencia ha recibido un número mayor de declaraciones este año (+3,1%), alcanzado la cifra de 21.626.000, de las cuales 14.151.000 (-1,7%) han sido con solicitud de devolución (el 65% del total). A su vez, 6.021.000 han dado un resultado a ingresar (+7,8%), si bien aquellos afectados por regulaciones temporales de empleo (ERTE) con saldo a ingresar han contado este año con una vía adicional de facilitación de liquidez al poder optar por un fraccionamiento de pago en seis meses sin intereses.

Asistencia para afectados por ERTE e IMV

La campaña ya concluida se ha caracterizado por un refuerzo de la asistencia personalizada (a solicitud del contribuyente), tanto por teléfono como en oficinas, que ha facilitado la presentación por estas vías de 1.680.000 declaraciones, un 14% más que el año pasado, por parte de distintos perfiles de contribuyente. Entre los principales beneficiarios se encuentran los afectados por ERTE y los perceptores del IMV.

Al finalizar la campaña, se han presentado por las distintas vías 3.145.000 declaraciones por parte de perceptores de prestaciones por ERTE. Hay que tener en cuenta que, del colectivo global de perceptores, más de la mitad no estaban obligados a presentar la declaración.

A su vez, en relación con el IMV, las declaraciones presentadas incluyen a más de 308.000 beneficiarios de esta ayuda (una misma declaración puede incluir a varios beneficiarios), a los que se deben sumar todos aquellos otros beneficiarios que figuran en las declaraciones, pero no como titulares, de manera que la cifra global de beneficiarios de IMV de la Campaña de Renta, una vez realizadas las depuraciones correspondientes, será superior.

Ambos colectivos, perceptores de prestaciones por ERTE y por el IMV, tuvieron un especial apoyo en la campaña, dado que en estos colectivos la proporción de presentaciones realizada con asistencia personalizada en oficinas o a través del plan «Le Llamamos» fue un 41% superior a la correspondiente al conjunto de los contribuyentes (3,3 veces superior, en el caso de los perceptores del IMV).

“Le Llamamos”, primera vía de ayuda personalizada

Nuevamente este año, la Agencia Tributaria diseñó un plan reforzado de asistencia telefónica en la presentación para cubrir las necesidades de los contribuyentes sin necesidad de esperar a la apertura de la asistencia en oficinas y, en todo caso, también para evitarles desplazamientos innecesarios, especialmente teniendo en cuenta la persistencia de ciertas limitaciones de aforo y requerimientos de distancia de seguridad derivados de la situación sanitaria.

Como resultado de ello, desde su puesta en marcha el pasado 6 de mayo se han presentado a través del «Le Llamamos» un total de 1.153.000 declaraciones, cifra equivalente a la de hace un año y 4,8 veces superior a la de hace dos, de forma que esta vía vuelve a ser la primera fórmula de presentación con asistencia personalizada que utiliza el contribuyente.

También se ha incrementado la asistencia en las oficinas. La mejora de la situación sanitaria con respecto al pasado año ha permitido la confección de 527.000 declaraciones de manera presencial, un 65% más que en la campaña anterior.

Las vías telemáticas

Con todo, la gran mayoría de contribuyentes han seguido presentado sus declaraciones por internet, si bien se han moderado las cifras con respecto a la campaña pasada, en la cual el contexto sanitario impulsó especialmente este canal de presentación.

Este año se han presentado 19.946.000 declaraciones por internet, el 92% del total, de las cuales 19.534.000 se presentaron a través de la página web de la Agencia, un 2,1% más que hace un año y un 8,9% más que hace dos ejercicios.

El resto de declaraciones por internet se corresponden con las 411.000 presentadas mediante la aplicación móvil de la Agencia, un 13% más que el año previo. De ellas, más de 277.500 se corresponden con presentaciones “en un solo clic” y el resto son contribuyentes a los que la aplicación ha derivado a la web para realizar alguna modificación y han vuelto a la “app” para concluir la presentación.

Esta potente utilización de las vías telemáticas por parte de los contribuyentes ha permitido que antes de la puesta en funcionamiento de la asistencia telefónica este año ya estuviesen presentadas más del 30% de todas las declaraciones de la campaña.

Más facilidades en la declaración

La campaña ya concluida ha contado con diversas mejoras en renta web, como las facilidades dadas a los autónomos en módulos (estimación objetiva) para asegurarse el máximo aprovechamiento posible de las medidas de apoyo introducidas el pasado año en el contexto de la pandemia y que tenían su efecto también ahora, en la declaración.

De igual forma, se introdujeron mejoras para facilitar la declaración especialmente a contribuyentes que declaran rendimientos de actividades económicas en estimación directa (volcado automático voluntario de información de los libros registro), arrendadores (determinación automática de las amortizaciones) e inversores en general (cálculo automático de plusvalías y minusvalías por operaciones con acciones cotizadas mediante la “cartera de valores”).

La otra novedad de este año ha sido la herramienta incorporada para facilitar a los contribuyentes que puedan evitar errores recurrentes en la declaración y, con ello, el riesgo de una posterior regularización por parte de la administración. Casi 43.000 contribuyentes han optado por mantener la información inicial de los datos fiscales tras el recordatorio de la Agencia de que estaban modificando determinadas casillas del apartado de rendimientos del trabajo que en años anteriores, y para contribuyentes con características similares, habían dado lugar a regularizaciones.

Impuesto sobre el patrimonio

En paralelo a la Campaña de Renta, se ha desarrollado también la correspondiente al Impuesto sobre el Patrimonio, que debían declarar aquellos contribuyentes con cuota a ingresar (tras aplicar las correspondientes deducciones y bonificaciones), y también aquellos con cuota a ingresar que el pasado año contaban con bienes y derechos con valor superior a dos millones de euros. Al cierre de la campaña se han registrado más de 218.000 declaraciones de Patrimonio y el importe a ingresar alcanza los 1.428 millones de euros.

Print Friendly, PDF & Email