Arranca una escapada veraniega por carretera tan masiva como el récord histórico de 2019

El dispositivo de la DGT tendrá cuatro operaciones especiales. Foto: Twitter @DGTes

La Dirección General de Tráfico (DGT) inicia a las 15.00 horas de este viernes un dispositivo especial veraniego ante el aumento de vehículos en las carreteras, puesto que prevé que se produzcan 91,2 millones de desplazamientos largos en julio y en agosto, una cantidad similar al récord histórico de 2019, último año antes de la pandemia del coronavirus.

La serie histórica de movimientos de vehículos en las carreteras durante julio y agosto, a la que ha tenido acceso Servimedia, comienza en 2005 y nunca se había registrado una cantidad tan alta de vehículos con ciudadanos que quieren disfrutar de las vacaciones como la prevista para este verano.

Así, en el verano de 2005 se han detectado 85,2 millones de viajes en carretera, una cantidad que subió a 86,0 millones en 2006 y a 87,7 millones en 2007, que continúa siendo la más elevada y que se ha producido justo antes de la eclosión de la crisis económica mundial.

Entre 2009 y 2013, que coincidieron con los años más duros de la crisis, se encadenaron descensos consecutivos de trayectos veraniegos por carretera, hasta caer a 76,0 millones en 2013. Después se han producido aumentos anuales: 78,5 millones en 2014; 81,1 millones en 2015; 85,1 millones en 2016; y 87,6 millones en 2017; 88,5 millones en 2018; 91,2 millones en 2019, y 82,8 millones en 2020.

Fases especiales

El dispositivo de la DGT tendrá cuatro operaciones especiales: del viernes 2 al domingo 4 de julio (primera operación salida, cuando se esperan 4,4 millones de desplazamientos), del viernes 30 de julio al domingo 1 de agosto (cambio de mes), del viernes 13 al lunes 16 de agosto (operación especial del 15 de agosto) y del viernes 27 al domingo 29 de agosto (operación retorno). Además, se intensificará la vigilancia durante todos los fines de semana.

La recuperación de la movilidad en carretera ha sido más rápida de lo esperado y ya está en niveles similares a la época prepandemia (sólo un 1,87% inferior respecto de finales de junio de 2019). Este año no habrá Operación Paso del Estrecho, pero los responsables de Tráfico en España están coordinados con sus homólogos portugueses para atender a los más de 200.000 vehículos que entren desde Francia para viajar de vacaciones a tierras portuguesas.

Esta vez, la DGT ha preparado el mayor despliegue de su historia, con 1.325 radares (780 de ellos fijos de control de velocidad, 16 más que el año pasado, y 545 móviles), 12 helicópteros, 39 drones (28 más que el año pasado; 23 de ellos tienen capacidad de denuncia), 15 furgonetas camufladas y 216 cámaras de control del teléfono móvil al volante y del cinturón de seguridad.

Además, Tráfico realizará tres campañas especiales para intensificar el control en dos de los factores concurrentes en la siniestralidad, como son la velocidad (del 12 al 18 de julio) y el alcohol y otras drogas (del 2 al 8 de agosto). La tercera estará enfocada en los desplazamientos en moto -un colectivo cuyas cifras de accidentalidad no dejan de crecer- y que se realizará en el fin de semana del 24 y 25 de julio.

Siniestralidad

Por otra parte, la siniestralidad vial durante los meses veraniegos de julio y agosto ha presentado variaciones a lo largo de la historia desde 1970, con el año más trágico en 1989 (1.378 muertos en carretera, con datos a un máximo de 24 horas tras los accidentes) y el mejor en 2020 (202 víctimas mortales), según ha podido saber Servimedia a partir de datos de la DGT.

La primera vez que se superó el millar de muertos en las carreteras fue en 1978 (1.125), en un septenio se superó consecutivamente los mil fallecidos anuales (entre 1986 y 1992), la cifra descendió por primera vez de los 500 en 2008 (447) y la mejor época entre 2008 y 2014, cuando se encadenaron siete años consecutivos de descenso de la mortalidad (de 447 a 220).

Print Friendly, PDF & Email