Los siete cascos celtibéricos de Aratis ya pueden admirarse en el Museo de Zaragoza

Los cascos celtibéricos fueron expoliados del yacimiento arqueológico de Aranda de Moncayo en los 80

Los guerreros de la ciudad celtibérica de Aratis se protegían con ellos y ahora están en el Museo de Zaragoza. Siete cascos de bronce que fueron expoliados del yacimiento arqueológico de Aranda de Moncayo en los 80 protagonizan ahora una exposición en la que se pone de manifiesto la importancia de la recuperación del patrimonio histórico y cultural de Aragón.

Aunque los visitantes del Museo de Zaragoza solo verán los majestuosos cascos de bronce con argollas y pletinas huecas que los guerreros adornaban con plumas, detrás de ellos hay un largo y minucioso proceso para comprobar su veracidad y poder explicar —a través de los paneles informativos y gráficos de la exposición— su procedencia con total rigurosidad.

Así lo ha explicado el director del Museo de Zaragoza, Isidro Aguilera, quien ha apuntado algunos pasos de este proceso, como el examen macroscópico para determinar las características y posibles patologías de los cascos o el análisis con rayos X, la luz ultravioleta o la radiografía para determinar qué partes del casco son de metal y la densidad de cada una de ellas.

El regreso a casa de los cascos no fue un proceso sencillo y después de sucesivas acciones judiciales los yelmos llegaron a Zaragoza en diciembre de 2019. Fueron devueltos por el propietario del Museo de Arte Clásico de Mougins, Christian Levett, quien se los otorgó al director general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura en ese año en la sede de la Unesco en París. Este coleccionista decidió donarlos tras constatar que provenían de un expolio acreditado judicialmente y, posteriormente, entregó otro casco en su poder, que resultó ser una copia actual hecha de latón, por lo que no se ha integrado en la exposición.

Actualmente se desconoce cuántas son y dónde están el resto de las piezas de la expoliación del yacimiento de Aranda del Moncayo, pero en la presentación de la exposición de este jueves, el director del Museo de Zaragoza ha asegurado que el centro ha recibido dos nuevos yelmos de donaciones particulares.

La importancia de la recuperación del patrimonio

La presentación de la exposición de los cascos celtibéricos ha sido dulce, pero también un poco amarga. “Recuperar el patrimonio, algo que pertenece a Aragón, es un regalo, pero también hay que darse cuenta de la gravedad de la expoliación y de la lacra que supone el expolio sistemático del patrimonio cultural”, ha comentado el director del Museo de Zaragoza, Isidro Aguilera.

Y para aquellos a los que la exposición sepa a poco y quieran sumergirse en las profundidades de la historia, “El retorno de los cascos celtibéricos de Aratis. Un relato inacabado” es el libro perfecto. Este jueves también se ha presentado esta completa monografía que repasa las características de las piezas y su relevancia en la historia cultural.

Uno de los autores que lo han hecho posibles es Raimon Graells i Fabregat quien ha asegurado que “la historia de los cascos es paradigmática a nivel internacional para la defensa del patrimonio a través de la investigación”.

El mundo celtibérico se da cita en Aragón

El mundo celtibérico siempre ha tenido mucha relevancia en Aragón, que apuesta por la recuperación del patrimonio cultural como un modo de transmitir nuestra historia. El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha asegurado que los cascos “no son la única ocasión en la que Aragón se ha acercado al mundo celtibérico” y ha adelantado algunas actividades que se celebrarán para hacer brillar aún más a estas piezas.

A finales de 2022, Zaragoza, Teruel y Soria acogerán una gran exposición sobre la cultura celtibérica y también se realizará a finales de este año unas jornadas internacionales sobre patrimonio expoliado con especialistas en la temática.

Además, el presidente Lambán ha asegurado que este jueves comenzará una excavación en el yacimiento de Aratis y que se centrará en el sistema defensivo de la antigua ciudad.

“Hay que agradecer el regreso de unas piezas que nos enseñan quiénes hemos sido y quiénes somos y que son parte de nuestra historia”, ha reconocido el presidente del Gobierno de Aragón.

Lo que está claro es que el visitante podrá recorrer a través de unos yelmos cientos y cientos de años de la historia de nuestro patrimonio.

Print Friendly, PDF & Email