Los ERTE y las dudas, protagonistas de la campaña de la Renta de este año en Aragón

La vicepresidenta del Colegio de Gestores Administrativos de Aragón y La Rioja, Ana Rubio, junto al secretario del Colegio de Gestores, Iván Pineda, en la presentación del estudio de la campaña de la Renta.

La pandemia de Covid-19 trajo consigo numerosas alteraciones en el sector laboral en 2020, situación que dio lugar a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Estos últimos han sido los protagonistas de una campaña de Renta marcada por las dudas y la vuelta a la presencialidad. Las cuestiones que más interrogantes han suscitado a los contribuyentes también han estado relacionadas con la compraventa de inmuebles, el Ingreso Mínimo Vital o las rentas de fallecidos.

El miedo por parte de los contribuyentes que han estado en ERTE a presentar de forma incorrecta la declaración y tener que asumir una futura penalización, ha sido el principal motivo que les ha empujado a acudir a las gestorías. En total han sido un 51,8% los que han seguido las indicaciones de la Administración y se han esperado hasta los últimos días del plazo de la campaña para presentar su declaración. De esta manera, se le daba tiempo al SEPE y a la Agencia Tributaria para la corrección de cobros indebidos y otros datos. Al final, la mayoría de ellos no tenían obligación de hacer la Renta porque no llegaban a los 14.000 euros o porque les habían pagado “muy poco” y no superaban los 22.000 euros, según ha explicado la vicepresidenta del Colegio de Gestores Administrativos de Aragón y La Rioja, Ana Rubio, este jueves en la presentación del estudio de la campaña.

Además, la vicepresidenta ha destacado que la gente que nunca había hecho declaración, a raíz del ERTE, ha preguntado a sus gestores, lo que ha ayudado a descubrir situaciones que “hemos regularizado” a favor del contribuyente. “Hemos encontrado perlas como, por ejemplo, familias numerosas que no sabían que tenía facilidades tales como los 1.200 euros de deducción”, ha explicado Ana Rubio. Junto a los ERTE, la venta de inmuebles ha sido otra de las principales razones por las que los ciudadanos han acudido este año, por primera vez, a una gestoría.

Otro de los factores destacados en esta campaña ha sido el hecho de que todos los ciudadanos a los que les concedió el Ingreso Mínimo Vital (IMV) han tenido que realizar la declaración de la Renta. En muchos casos se trataba de la primera vez que la hacían, por lo que las dudas volvían a ser las protagonistas una vez más. Así pues, cada gestoría ha recibido una media de cuatro personas que habían recibido dicha prestación, según el estudio presentado este jueves.

“Desgraciadamente también nos ha tocado hacer muchas rentas de personas fallecidas”, ha lamentado el secretario del Colegio de Gestores, Iván Pineda. Durante 2020 falleció mucha gente, por lo que hay que “avisar a la gente de que tienen la obligación de hacer la declaración de la Renta del fallecido”, ha apuntado Pineda, quien ha añadido que esta ha sido otra de las cuestiones más preguntadas por los contribuyentes durante esta campaña.

Así pues, los resultados del estudio arrojan que cada gestoría de Aragón ha realizado una media de 385 rentas, aunque cabe señalar que varía según el tamaño de cada centro. En los más pequeños se han hecho alrededor de 30 rentas, mientras que en los más grandes han alcanzado hasta las 1.400.

Print Friendly, PDF & Email