Localizados ocho talleres ilegales de reparación de vehículos en Zaragoza en lo que va de año

La Guardia Civil recuerda que los talleres clandestinos, además de suponer una competencia desleal para el sector, no garantizan el adecuado tratamiento de los residuos que generan ni la correcta manipulación del vehículo.

Diferentes actuaciones derivadas de la vigilancia y control de actividades contaminantes llevadas a cabo por el Seprona han permitido la localización, durante el primer semestre del año, de ocho talleres ilegales de reparación y mantenimiento de vehículos. Se encontraban en La Puebla de Alfindén, Pinseque, La Cartuja Baja y barrios rurales de Zaragoza, y ninguno de ellos contaba con las autorizaciones correspondientes para el ejercicio de esta actividad y ni gestionaban de forma adecuada los residuos que producían.

Concretamente, la última actuación tuvo lugar este lunes a raíz de una información de colaboración ciudadana. Los especialistas del Seprona de Casetas se personaron en una nave del polígono industrial Plaza, donde comprobaron que en el interior se encontraban varios vehículos que estaban siendo reparados, contando con diferente maquinaria y herramienta propias de un taller mecánico. Igualmente hallaron, acumulados en contenedores y bidones, baterías, filtros, aceites usados y otros residuos peligrosos generados por esta actividad.

Entrevistados con el responsable de la instalación, al que le requirieron la documentación preceptiva para llevar a cabo la actividad, les comunicó que carecía de autorización alguna, sin poder acreditar tampoco la correcta gestión de los residuos contaminantes.

Ante estos hechos se procedió a confeccionar la correspondiente denuncia para su remisión a las autoridades competentes en materia de industria y medio ambiente del Gobierno de Aragón, así como al Ayuntamiento de Zaragoza al carecer el establecimiento de licencia para el ejercicio de dicha actividad.

La Guardia Civil recuerda que los talleres clandestinos, además de suponer una competencia desleal para los establecimientos del sector que cumplen con la normativa y no respetar los derechos de los consumidores, no garantizan el adecuado tratamiento de los residuos que generan ni la correcta manipulación del vehículo reparado, lo que supone un riesgo grave para el medio ambiente y la seguridad vial.

Print Friendly, PDF & Email