El autor del asesinato a puñaladas a su padre, bajo custodia policial tras la evaluación psicológica

Los tres detenidos, uno de ellos con numerosos antecedentes, han pasado esta mañana a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia

El autor del homicidio de la noche del 28 de junio en el 8ºA del número 46 en la calle Reino de La Almozara ya se encuentra en los calabozos bajo custodia policial. La causa del parricidio apunta a un posible brote psicótico, aunque todavía no está confirmado. Los psicólogos del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) ya le han realizado la correspondiente evaluación, y ahora deberán entregar un informe con los resultados al Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón.

Héctor L.F. (41 años) fue enviado este martes al área de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet para revisar su salud mental después de que asestara más de 40 puñaladas a su padre de 71 años, que falleció desangrado en el acto. Además, el varón hirió también a su madre Pilar F.G., que presentaba varios cortes superficiales por el cuerpo.

Fueron algunos residentes del bloque quienes llamaron al 091 tras escuchar los gritos que profería la mujer en las escaleras, a las que salió pidiendo ayuda de manera desesperada. «¡Lo va a matar!», repetía una y otra vez. Los vecinos del noveno socorrieron a Pilar e intentaron taponarle las heridas con toallas. Acto seguido, decidieron bajar al octavo para ayudar a la víctima, pero la puerta se encontraba totalmente cerrada.

Diferentes patrullas de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón llegaron en torno a las 23.48 horas al lugar de los hechos. Lograron acceder al domicilio particular e inmovilizaron y detuvieron a Héctor, que todavía portaba la navaja con la que apuñaló a su padre Javier, que yacía en el suelo de la sala de estar. Había perdido una gran cantidad de sangre y, a pesar de los múltiples intentos de reanimación, ya era demasiado tarde para salvar su vida. Mientras tanto, los servicios sanitarios de los Bomberos atendieron a Pilar para curar sus cortes.

El fallecido, ex empleado de Telefónica, recibió una cuarentena de cuchilladas, según refleja la autopsia. A pesar de que el autor del homicidio no cuenta con antecedentes delictivos ni informes médicos de salud mental previos, la propia situación y su actitud de ensañamiento apuntan a que podría haber experimentado un brote que le condujo a cometer el crimen. De hecho, según cuentan los vecinos, la madre de familia había planteado en alguna ocasión llevar a su hijo a un especialista porque «no se encontraba bien, pero él no quería».

Print Friendly, PDF & Email