Beamonte acusa a la DGA de “prometer y no cumplir” durante el último año

El PP se ha reunido en su sede para hacer balance del último año político

“Ir siempre por detrás de los acontecimientos”, “mala gestión”, “utilización tramposa de los fondos europeos”, “desinterés absoluto” o “nula disposición a colaborar y ayudar” han sido algunos de los términos más repetidos por el PP en Aragón a la hora de calificar el último año político del Ejecutivo de Javier Lambán. “El Gobierno autonómico ha dirigido y dirige siempre bajo la máxima de prometer y no cumplir”, ha expuesto el presidente popular en la Comunidad, Luis María Beamonte. Para el PP, la DGA se ha visto superada por las circunstancias, además de presentar lagunas en el seno del cuatripartito e inoperancia entre los socios, o adolecer de falta de capacidad en la gestión.

A pesar de reconocer que la pandemia hubiera pillado de improviso a cualquier tipo de gobierno, Beamonte considera que no puede permitirse que, después de haber transcurrido más de un año, todavía haya 80.000 aragoneses en paro y otros 11.000 en ERTE. En este sentido, ha valorado la situación financiera regional como “dopada”, puesto que se hace un “uso incorrecto” de los fondos recibidos desde Europa, lo que ha implicado un superávit “fingido” de 58 millones de euros que tendrá consecuencias desde el punto de vista presupuestario. “Aragón ha incumplido la obligación del pago a proveedores, y utiliza los fondos React para tapar agujeros”, ha insistido.

Por otro lado, el líder popular tampoco ha querido olvidarse del medio rural, “al contrario que el Ejecutivo, que ha dejado tiradas a 4.000 familias de las cuencas mineras, que prefiere olvidar proyectos pequeños en municipios y que limita las actividades agroganaderas”, ha manifestado. Además, ha incidido en el problema que sigue sufriendo la sanidad en estas localidades, el cierre de los centros de salud por las tardes, el mal estado de las carreteras o el conflicto con España por las líneas de ferrocarril. “Antes la izquierda lo llamaba recortes. Ahora parece que debe denominarse condenar al mundo rural a no tener oportunidades”, ha enunciado.

Beamonte ha persistido en el “agotamiento y la ineficacia del Ejecutivo”, que tiende a alejarse de la realidad socioeconómica actual. “Aragón sigue siendo un infierno fiscal, posicionándose como la segunda autonomía que más grava en IRPF”, ha expresado. Para el PP, ser la primera Comunidad Autónoma en el impuesto sobre el patrimonio, la segunda que más grava a las clases medias o la tercera que más carga en el impuesto de sucesiones “no es algo normal”.

El PP exige cambiar el rumbo político en Aragón 

Desde el PP exigen gestión e incentivos, además de mayor capacidad de acción. Por este motivo, se consideran la mejor formación política para cambiar el rumbo en Aragón. “Queremos un proyecto común para el conjunto de la sociedad aragonesa donde el eje principal sean las personas”, ha puntualizado.

Desde el grupo abogan por un pacto sanitario que cuente con pacientes y profesionales, reivindican el medio rural para poder vivir de una manera atractiva, apoyan el talento y apuestan por una educación de calidad y en libertad. “Para salir de la ruina económica y de la asfixia fiscal, Aragón necesita otra forma de hacer las cosas, y aquí estamos nosotros, con transparencia y sin soberbia. Debe comenzar otro periodo político”, ha propuesto.

Print Friendly, PDF & Email