La magia de La Noche en Blanco cautiva los sentidos de más de 3.500 zaragozanos

La capital aragonesa celebra este año su décima edición de La Noche en Blanco

Buenas temperaturas y gran cantidad de muestras culturales a la luz de la luna marcaron la jornada nocturna de este sábado en la capital aragonesa. Por décima ocasión, La Noche en Blanco consiguió cautivar el interés del público zaragozano, ya que, a pesar de las medidas sanitarias y aforos limitados, en tan solo tres horas los museos municipales recibieron a un total de 3.682 personas.

Unas cifras de participación que, para el Ayuntamiento de Zaragoza, denotan un balance muy positivo. En este sentido, la vicealcaldesa y consejera de Cultura, Sara Fernández, ha llegado a asegurar: “Estas cifras dejan constancia de que los zaragozanos tienen muchas ganas de cultura; una cultura segura y al aire libre”.

Lo cierto es que los nueve espacios culturales de titularidad municipal habilitados para la ocasión no bajaron de los 110 visitantes. El Museo Pablo Gargallo, el más elegido por los zaragozanos durante la noche de ayer, superó con creces esta cifra -más de 650 personas-, y algo similar ocurrió en el Centro de Historias, que recibió más de 610 visitas.

Tampoco se quedaron atrás los espacios expositivos que componen la Ruta Cesaraugusta; el Teatro abrió sus puertas anoche a un total de 460 personas. Por su parte, la Lonja recibió a 500 visitantes.

Con todo, resulta evidente que La Noche en Blanco ya es un clásico de los zaragozanos que ocupa un lugar destacado en el calendario estival. “Ojalá que el año que viene podamos celebrarlo con aforos completos y en otras circunstancias”, ha dicho Fernández a modo de conclusión.

Diez años de tradición en blanco

Zaragoza ha cumplido este 2021 su décima edición de la Noche en Blanco. De este modo, la capital sigue la estela cultural de París, precursora de esta iniciativa en 2002, pero que rápidamente se extendió por las principales capitales y ciudades europeas hasta consolidarse como una de las experiencias globales más ampliamente compartidas y valoradas por la ciudadanía.

Un éxito que radica en la oportunidad que nos ofrece Zaragoza para descubrir los museos fuera de su horario habitual, espacios de la ciudad que habitualmente no se pueden visitar fácilmente o que llevan a cabo visitas de una forma más original.

Print Friendly, PDF & Email