El pistolero de Delicias podría acabar once años en prisión por un tiroteo en un bar

La Fiscalía pide once años por tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas

Una rabieta por la pérdida de una chaqueta en un bar de las Delicias que podría haber acabado en una tremenda desgracia. Este lunes se sienta como acusado Pablo F.B., un hombre de armas que, tras volver a buscar su cazadora al bar El Cubetazo, pego varios tiros al aire, hiriendo uno de ellos a un cliente en el cráneo. Un altercado que puede enviar a Pablo F.B. a la cárcel once años como pide la Fiscalía por tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas.

A las 7.30 horas del 9 de febrero de 2020, Pablo F.B. salió del bar El Cubetazo, en la calle San Rafael percatándose más tarde de que había olvidado su cazadora. Con un arma en la mano, regresó 20 minutos después y comenzó a exigir la devolución de su parca apuntando incluso a la dueña del local y llegando a pegar varios tiros al techo y a la pared.

Uno de esos tiros alcanzó a un joven de 28 años en la cabeza, produciéndole una herida de tres centímetros en el cráneo que le provocó una pérdida de sustancia. El herido sufrió tras el tiroteo estrés postraumático con fenómenos de “evocación, evitación e hiperactivación frecuente”.

El pistolero fue finalmente reducido por un grupo de personas que consiguieron quitarle el arma de las manos. Durante el forcejeo le sorprendieron con otra pistola oculta en la zona de la cintura.

Durante el registro domiciliario, la Policía encontró un gran almacén de armas. Entre lo intervenido, diez armas, cartuchos, silenciadores y pólvora. El acusado había manipulado muchas de las armas que poseía, una de ellas la que usó para pegar los tiros en el bar. Tal fue la manipulación que una de las balas no salió de la pistola. Pablo F.B. no tenía ni licencia de armas ni ningún permiso legal para tener todo ese polvorín.

Print Friendly, PDF & Email