El Real Zaragoza, ¿en Primera sin el valor doble de los goles fuera de casa?

El Real Zaragoza cayó en el último playoff ante el Elche. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

Al Real Zaragoza le ha perjudicado el valor doble de los goles fuera de casa en cada playoff que ha disputado. Quizá el que más el de Las Palmas, que hubiese terminado en empate técnico con desenlace pasados los treinta minutos de prórroga, es el más destacado. Ahora bien, los partidos ante Numancia y Elche -con desenlace fatal para los maños- no se hubiese desarrollado igual.

Por orden cronológico, la final del playoff en junio de 2015 quedó marcado en el corazón zaragocista. Después de vencer por 3-1 en La Romareda en la final, los maños viajaban a Las Palmas para mantener el resultado. Sin embargo, un 2-0 dejaba apeaba a los zaragocistas de la máxima categoría. De haber acabado así, hubiese habido una prórroga y nadie sabe qué hubiese pasado después.

El segundo playoff tuvo lugar con Natxo González en 2018. Después de empatar a uno en Soria ante el Numancia, volvía a La Romareda el Real Zaragoza con la ilusión de certificar su presencia en la final. Sin embargo, un gol de Diamanka en el 91, destrozaba la ilusión de los maños. Es cierto que, en este caso el Numancia se llevaba el choque con victoria. Sin embargo, los dos minutos que quedaban no se afrontarían de la misma manera con un solo gol de diferencia, ni tampoco el enfoque del partido.

Después llegó el choque ante el Elche, marcado por el penalti que Javi Ros falló en los minutos finales. No se afronta esa jugada -ni el partido- de la misma forma cuando sabes que debes anotar dos goles que siendo consciente de que con uno hay prórroga. En este caso particular, existe el agravante de que los partidos eran a puerta cerrada, con lo que jugar la vuelta en casa era un serio perjuicio.

A lo largo de los playoffs de Segunda, jugar en casa la vuelta nunca ha sido una ventaja. De hecho, en las últimas promociones han subido cuatro veces el último clasificado, siendo una de ellas el Córdoba, que acabó séptimo la competición. De esta forma, se suprime una norma que ha jugado en favor de los peores clasificados.

Print Friendly, PDF & Email