Sanidad creará una lista con los profesionales sanitarios objetores a la eutanasia

Practicar la eutanasia es legal ahora en España

La eutanasia dejará de ser ilegal en Aragón y en toda España a partir de este viernes. Esta mañana, los responsables del área Sanidad del Gobierno de Aragón Juan Coll y Concha Revilla han explicado la nueva ley. Como novedad, los profesionales sanitarios que no quieran aplicarla por objeción de conciencia, deberán inscribirse en un registro de Sanidad con su declaración particular.

Ese registro de profesionales sanitarios llegará prácticamente a final de año, entre finales de octubre y principios de noviembre porque necesita un decreto particular. El Gobierno de Aragón ya trabaja en ello, pero hasta entonces, los profesionales podrán seguir haciéndolo. Eso sí, deberán comunicarlo directamente al director de hospital u otro directivo del centro.

Busca conocer quiénes son los que ejercen su derecho de objeción de conciencia en esta materia, porque “no se refiere a otras prestaciones”, ha señalado Revilla. Eso sí, afecta solo “a los directamente implicados”. Por ejemplo, el celador que va a trasladar a un paciente no puede objetar, igual que el administrativo que rellena formularios. Se refiere a médicos y enfermeros que intervienen en la prestación, e incluso a determinados profesionales de farmacia que fabrican los suministros para matar al paciente.

Proceso de eutanasia

El usuario debe escribir al médico responsable de su tratamiento. Si no se encuentra en plenas facultades, puede presentar la solicitud en su nombre otra persona con las voluntades anticipadas. En este caso, la aplicación es directa. Si no, el médico explica el diagnóstico al paciente, que si quiere seguir realizará una segunda solicitud con al menos 15 días de margen. Aquí se diagnostica que tiene una enfermedad catalogada como “grave e incurable” o un padecimiento estipulado como “grave, crónico e imposibilitante”.

Aparece un segundo médico que confirma o rechaza la decisión. Deberá consultar a otro profesional, que corroborará el cumplimiento de las condiciones. Concluirá un informe que se comunicará en 24 horas al paciente. Si no es desfavorable, pasará al presidente de la Comisión de Garantía y Evaluación, que designará a un médico y un jurista, para que verifiquen si concurren los requisitos. Entonces, se aplicará definitivamente la eutanasia.

Dos formas de quitar la vida

La forma de causar la muerte al paciente puede ser de dos formas. La primera es por la administración directa de una sustancia por parte del profesional sanitario. Previamente, los médicos le inyectan ansiolíticos, después se les induce a un coma y, por último, introducen en su cuerpo una sustancia que produce una parálisis muscular. Esto lleva directamente a la parada cardiorrespiratoria.

La otra vía sería mediante la prescripción de una sustancia que se tomaría la persona que quiere quitarse la vida. En el autoadministrado también seguirá un proceso, y en ambos casos, se realizará un protocolo de evaluación de hecho por parte de los sanitarios. Desde que el enfermo solicita morir hasta que se le aplica la eutanasia pasará un tiempo de algo más de un mes.

Print Friendly, PDF & Email