Primeros selfies de los zaragozanos con la Virgen Floral en Gran Vía

El alcalde, Jorge Azcón, ha explicado que, “más allá de las connotaciones religiosas, la Virgen del Pilar es un símbolo de Zaragoza"

La Virgen floral del Pilar de cuatro metros de altura ya luce en Gran Vía, a la altura del cruce con la avenida Goya. Tras su estreno en esta ubicación, cientos de zaragozanos han aprovechado para hacerse los primeros selfies con esta estructura. Desde el Ayuntamiento de Zaragoza quieren que se convierta en un nuevo icono de la ciudad.

La gran escultura floral de la Virgen del Pilar ha sido hoy instalada por primera vez en público en la Gran Vía, donde estará durante los próximos meses. Esta estructura, que tiene 4 metros de altura, ha sido presentada en rueda de prensa por el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, y la consejera de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca.

El diseño de esta estructura parte de una propuesta realizada desde el Servicio de Parques, Jardines e Infraestructuras Verdes con el objetivo de ofrecer un elemento floral singular de referencia para Zaragoza, enmarcado en el plan de intervenciones florales que se está realizando desde el pasado año.

La pieza, basada en el diseño de Monge Joyeros, ha sido adaptada con la colaboración de FCC Medio Ambiente y de Flores Aznar, y ha sido fabricada en los talleres Ucefer de Utebo. La Gran Vía es su primera ubicación con el objetivo de que, cada cierto tiempo, pueda trasladarse a otros distritos y barrios de la ciudad.

La estructura, de acero galvanizado, pesa unos 2.000 kilos en vacío y 6.000 kilos con las flores y la tierra que las sustenta. En la parte interior de toda la pieza se ha colocado un aislante térmico para minimizar el recalentamiento del sustrato. Dispone de sistema de riego en el interior, mediante tubería con goteros integrados.

Las plantas integradas en la estructura son 500 unidades de flor de temporada, en una combinación multicolor a base de 8 especies, que variarán según el momento del año en el que se exponga la pieza. En este caso, se trata de Petunia surfinia, Calibracoa, Geranio crispun, Lantana, Dimarfoteca, Begonia big, Verbena y Kalndiba.

El alcalde, Jorge Azcón, ha explicado que, “más allá de las connotaciones religiosas, la Virgen del Pilar es un símbolo de Zaragoza, un referente en todo el mundo. Del mismo modo que otras ciudades se han identificado internacionalmente por elementos simbólicos, nuestra ciudad tiene en su Virgen un icono no sólo conocido, sino también al que todos los zaragozanos nos sentimos apegados”.

Para proyectar esa imagen se ha elegido la interpretación que hace de la figura de la Virgen el joyero Javier Monge, “que es muy sintética, moderna y sencilla, y que nos permite, además, construir con relativa facilidad esa estructura floral en todo su perímetro. Las flores -ha añadido Jorge Azcón- son algo consustancial a la Virgen, como se refleja cada año en la tradicional Ofrenda, pero además nos van a ayudar a situar a Zaragoza en el mundo como una ciudad verde, colorida y bonita”.

Por su parte, Natalia Chueca ha mostrado su agradecimiento “a todos los que han colaborado en que podamos hoy presentar esta estructura floral, tanto al servicio de Parques como a las empresas que han participado”.

La consejera ha recordado que una de las acciones más visibles de la acción de Gobierno desde el servicio de Parques es “que Zaragoza esté bonita y que podamos sentirnos orgullosos de pasear por sus parques y sus zonas peatonales”.

El reciente éxito del festival Zaragoza Florece “es una muestra de cómo la ciudadanía saluda este tipo de iniciativas, en un momento en el que los parques y las actividades al aire libre ocupan actualmente el protagonismo de la actividad cultural y de ocio”.

Print Friendly, PDF & Email