Detenido un trabajador de una empresa de mudanzas por robar 2.100 euros en una vivienda

El detenido cuenta con más de diez antecedentes policiales

Un trabajador de una empresa de mudanzas fue detenido este lunes por robar 2.100 euros del bolso de la propietaria del piso en el que se estaban retirando los muebles. Uno de sus compañeros fue quien encontró el dinero escondido bajo un contenedor y, por ello, fue agredido por el presunto ladrón. Este individuo cuenta con más de diez antecedentes policiales.

Los hechos ocurrieron sobre las 17.00 horas cuando un indicativo policial fue alertado por la sala Cimacc-091 a la calle Arias (Delicias), donde al parecer a una mujer le habían sustraído una gran cantidad de dinero en su domicilio.

A la llegada de los agentes, la mujer manifestó que había contratado a una empresa de mudanzas y que, mientras se trasladaban los muebles, observó cómo uno de los tres trabajadores estaba hurgando en su bolso, que se encontraba en una estantería de la cocina.

Nada más verlo, la mujer fue a comprobar si se encontraban los 2.100 euros que había dejado dentro del mismo, percatándose de su falta y recriminándole a este individuo que se lo devolviera, contestándole éste que él no lo tenía.

Los policías procedieron al cacheo de esta persona y de los otros dos trabajadores y también revisaron el interior del domicilio no encontrando el dinero. Minutos después, mientras los agentes hacían una requisa en el interior de la camión de la empresa, uno de los trabajadores por iniciativa propia, empezó a revisar los bajos de varios vehículos de la zona, localizando debajo de un contenedor de basura, el fajo de billetes que correspondía con la cantidad exacta de 2.100 euros que acababa de ser sustraída a la mujer.

En ese momento, el presunto autor, al verse descubierto, se abalanzó hacia sus compañeros que estaban recogiendo los billetes del suelo, llegando incluso a forcejear con uno de ellos, siendo reducido por los agentes quienes procedieron a su detención y traslado a dependencias policiales.

Horas después el detenido, un varón de 35 años y de nacionalidad marroquí, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de Guardia, quien tras oírlo en declaración decretó su puesta en libertad, con la obligación de presentarse ante la Autoridad Judicial cuando para ello fuera requerido.

Print Friendly, PDF & Email