Navarro reitera que pagó de su bolsillo su iPhone de trabajo al conocer su sobrecoste

La consejera ha defendido que, en cualquier caso, la factura de compra de ese terminal era legal. Foto: Ayuntamiento de Zaragoza

La consejera de Presidencia, Hacienda e Interior del Gobierno de Zaragoza, María Navarro, se ha defendido este martes en comisión de las críticas de la oposición por cargar un iPhone de 1.200 euros al erario público. La consejera ha reiterado que desconocía qué terminal iba a recibir y ha recordado que pagó íntegramente de su bolsillo su factura al detectar su sobrecoste.

“Si yo hubiese sabido que eso podría suponer un sobrecoste créanme que jamás lo hubiese pedido”, ha señalado la consejera, quien ha recordado que el terminal, como para cualquier cargo público, es a día de hoy su mayor herramienta de trabajo para desempeñar sus funciones dentro de la Corporación municipal.

La consejera ha llevado a la comisión extractos de su cuenta bancaria para corroborar que el coste íntegro del iPhone, adquirido en enero de este año, ha salido de su bolsillo personal. En total, 1.200,32 euros que en un primer momento habían costeado las arcas municipales, encargadas de suministrar estos aparatos a cada uno de los concejales de la ciudad.

Pese a esta decisión para evitar polémicas, Navarro ha mantenido que la compra del terminal fue legal. “La factura de ese móvil está perfectamente hecha, perfectamente tramitada y fiscalizada, y yo como consejera de Hacienda podía tener ese teléfono”, ha señalado.

La oposición acusa a la consejera de «soberbia»

Explicaciones que no han convencido a los portavoces de PSOE, Zaragoza en Común y Podemos. La socialista Ros Cihuelo ha acusado a Navarro de “soberbia” al no reconocer el error, más allá del coste en cuestión. “Usted utilice lo que necesite para trabajar, pero no se puede actuar así”, ha señalado Cihuelo, para quien se trata de “una cuestión de actitud”.

Más vehemente ha sido el portavoz de ZeC, Alberto Cubero, quien ha asegurado no creer la versión de Navarro asegurando que un gasto así tuvo que ser notificado a la consejera. En cualquier caso, el concejal ha criticado que la postura de la consejera lanza “a los pies de los caballos” al personal municipal encargado de comprar estos teléfonos.

Por último, desde Podemos, Fernando Rivarés ha sido contundente al acusar directamente a María Navarro de “presunta delincuencia” en el caso de que conociera el precio del iPhone que iba a recibir y su diferencia con el resto de móviles municipales. Si es cierto que lo desconocía, para Rivarés la consejera ha evidenciado “no estar capacitada para seguir en su cargo”.

Print Friendly, PDF & Email