Maru Díaz: «El talento está en cada rincón del territorio y tenemos que ser capaces de encontrarlo»

La consejera se ha marcado como objetivo seguir combatiendo la brecha de acceso a la universidad con becas y rebaja de tasas

El Gobierno de Aragón ha abierto ya el plazo para solicitar las becas universitarias de movilidad para el próximo curso. Unas becas que pueden pedirse hasta el 8 de julio y llegan con una cifra récord, superando el millón de euros de presupuesto por primera vez en su historia. También abren sus requisitos, que ahora permitirán acceder a una de estas ayudas a estudiantes a tan solo 20 kilómetros de sus campus.

Estos cambios persiguen, según defiende la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, buscar un talento que “puede estar en cada rincón del territorio”. Para lograrlo, las becas del próximo curso también contarán con criterios contra la despoblación y atendiendo a las necesidades especiales que sufre el medio rural aragonés.

Pregunta.-Las becas de movilidad para el próximo curso llegan con una cantidad récord, y también más accesibles para estudiantes a tan solo 20 kilómetros de sus campus. ¿Cuáles son las novedades?
Respuesta.- Uno de los objetivos fundamentales del departamento ha sido entender que las becas son la mejor herramienta, mientras bajamos las tasas, para que ningún alumno se quede atrás por una cuestión económica o de renta. Las becas de movilidad son las más mayoritarias y afectan a 1.000 alumnos en Aragón, y permite a los estudiantes que viven lejos de sus facultades poder acceder a una beca para moverse.

Maru Díaz asegura que la institución pretende buscar un talento que “puede estar en cada rincón del territorio”

Por primera vez van a llegar a un millón de euros, subimos la cuantía un 25%, y ampliamos los criterios como el de la distancia. Hasta ahora había que vivir a más de 40 kilómetros y lo reducimos a 20 para incluir los cinturones de las facultades, y además añadimos un índice sintético contra la despoblación.

P.- ¿En qué consiste?
R.- Tú puedes no vivir muy lejos de la universidad y, sin embargo, estar en un pueblo muy pequeño con muy mala comunicación, con malas carreteras y sin transporte público. Por lo tanto, tu distancia es relativa. En esos casos también aumentamos las cuantías para esos núcleos muy pequeños, muy lejanos o difícilmente comunicados.

P.- ¿Cuáles van a ser los requisitos para acceder a una de estas becas?
R.- No han cambiado. Las becas de movilidad son compatibles con las becas del ministerio y se dan en una cuestión mayoritaria de renta familiar. Las modificaciones en esta renta son las mismas que se han hecho para las becas estatales, intentando aumentar los criterios para que entre el mayor número posible de alumnos. Alumnos que además este año 2020 han vivido un año muy complicado.

El próximo curso también se pondrá en marcha un proyecto piloto de becas salario para estudiantes excelentes con pocos recursos

P.- Con este mayor presupuesto y ampliación de requisitos, ¿esperan que crezca también el número de beneficiarios?
R.- Queremos verlo. Nunca se habían dado becas a esa distancia del campus y, por lo tanto, desconocemos cuál puede ser el resultado. No es el número de alumnos, es el número de alumnos que cumplan los requisitos de renta. No solo aumentaremos el número de estudiantes que reciben esa renta, sino que además aumentaremos las cuantías de quienes lo reciben y hay que ver cómo funciona este crecimiento.

P.- Otra de las novedades de cara al próximo curso van a ser las becas salario. Un proyecto piloto de 950 euros mensuales para alumnos excelentes. ¿Cuál es el objetivo de este proyecto?
R.- Fue una de las defensas que hice como consejera cuando entré en el Gobierno de Aragón. Creo que hay que incentivar que el talento no entiende de códigos postales ni clases sociales. Puede estar en cada uno de los rincones de nuestra tierra y como Gobierno tenemos que ser capaces de encontrarlo y darle las condiciones materiales para estudiar.

Sabíamos que había muchos chavales de familias con dificultades que bajaban su rendimiento académico únicamente porque tenían que compatibilizar estudiar con trabajos muy precarios. Queremos evitar precisamente eso, elegir 30 o 35 chicos de 2º de Bachillerato con notas excelentes y familias en dificultad y asegurarles un salario de 950 euros al mes durante los diez meses de curso.

Para favorecer que se dediquen únicamente a estudiar, que con ese dinero puedan vivir y ayudar a sus familias. Creemos que es la mejor forma de garantizar el talento, asegurarlo y preservarlo.

Este curso, las becas de movilidad han apoyado a alrededor de un millar de familias

P.- También hay cambios en las becas Erasmus+.
R.- Hemos cambiado las bases reguladoras de estas becas en un año en el que por culpa de la falta de movilidad internacional hemos visto el suelo de estas becas, cuál era el mínimo. Eso nos ha permitido hacer un análisis para ver cómo mejorarlas. Algunos de los que hemos encontrado han sido los meses de cobertura. Hasta ahora se pagaban siete meses, no se pagaba todo el Erasmus completo. Ahora vamos a abonar el Erasmus completo, los chicos que se vayan un año entero van a tener todos los meses cubiertos.

Además hemos establecido rangos de ayuda según los países de destino, porque sabemos que no es lo mismo la renta per cápita de Francia que la de Polonia o Rumanía. Por lo tanto, hemos hecho tres grandes grupos de países en los que cobrarás un poco más o menos para adaptarlo a la renta del país de destino.

P.- Más allá de estos cambios de cara al próximo curso, ¿en qué aspectos quiere como consejera seguir trabajando para mejorar las becas en el futuro?
R.- Para nosotros el principal objetivo era asegurar que el paquete de becas que se da en el Gobierno de Aragón esté estable. Por eso tenemos las becas Erasmus, de movilidad, de máster estratégico, ahora las becas salario… Creemos que con este paquete estamos bien cubiertos mientras bajamos las tasas.

El objetivo tiene que ser doble. Por un lado, asegurar un buen paquete de becas, sobre todo en los años difíciles de la crisis como el anterior, que fue récord en la concesión de becas por las dificultades que se vivieron. Y a partir de ahora hay que poner el empeño en mantener becas e ir poco a poco bajando tasas para romper esa brecha de acceso a la universidad.

Print Friendly, PDF & Email