El ERE de Caixabank plantea despedir a 53 trabajadores en Aragón y cerrar diez oficinas

Se prevé cerrar hasta diez oficinas de la entidad bancaria en la Comunidad aragonesa

Tras dos meses de negociaciones, la plantilla de CaixaBank se manifiesta en contra del ERE planteado por la empresa y que pretende despedir al 10% de los trabajadores en Aragón, lo que supone un total de 43 personas en la provincia de Zaragoza, ocho en la de Huesca y dos en Teruel. A nivel nacional la cifra asciende a los 8.291 trabajadores. Además, se prevé cerrar hasta diez oficinas de la entidad bancaria en la Comunidad.

“La empresa nos planteó un ERE absolutamente salvaje”, ha comentado el responsable de Comisiones Obreras en CaixaBank Aragón, Javier Arnedo, este martes en la concentración convocada ante la oficina de Plaza España en la capital zaragozana. “El motivo por el que estamos aquí es que nos vemos avocados a muchos despidos forzosos”, ha señalado, mientras añadía que las condiciones de salida son “insultantes”, ya que no garantizan la voluntariedad.

Así pues, lo que piden los trabajadores y sindicatos es que esas salidas sean “no traumáticas”, que no avoquen a despidos forzosos y que haya unas condiciones “razonables” de indemnización para que la gente que quiera, voluntariamente, se marche. Para lograrlo han iniciado este martes una huelga general en la entidad bancaria que mantendrá cerradas el 100% de las oficinas de la provincia de Huesca, de Teruel y de Zaragoza, exceptuando unas cuatro que permanecerán abiertas en la capital.

Los trabajadores de CaixaBank también protestan por el inmovilismo de la dirección, ya que tras varias huelgas con un “seguimiento masivo de entre el 84% y el 87%, resulta que siguen con el mismo discurso del principio mientras ellos se suben los sueldos a costa del resto de la plantilla”, ha manifestado el presidente del Comité de Empresa de Zaragoza de CaixaBank, Jorge Navarro, durante la concentración. Las movilizaciones se están repitiendo en todas las direcciones territoriales y en algunas direcciones comerciales de CaixaBank y Bankia, ya que la fusión entre ambas ya está hecha.

Por su parte, la secretaria de UGT en CaixaBank Aragón, Inés Ciprés, considera que es el momento de decir “basta ya” a una empresa que “nos da la enhorabuena por unos beneficios históricos de este primer trimestre de 4.800 millones de euros con 8.291 despidos forzosos”. Además, Ciprés ha destacado que en Aragón se prevén el cierre de ocho oficinas en Zaragoza, una en Teruel y una en Huesca.

Print Friendly, PDF & Email