La venta del Real Zaragoza deberá esperar

Los cambios no se realizarán esta semana

El cambio accionarial en el Real Zaragoza no tiene un desenlace inminente. La operación de compraventa no se ha cerrado todavía y, aunque hay optimismo por ambas partes, deberá esperar. Así, según ha informado El Periódico de Aragón, la parte compradora quiere analizar la situación antes de confirmar la inversión.

De todos modos, la operación sigue su curso. Es cierto que no se podrá cerrar esta semana, pero el interés de los hermanos Álvarez del Campo y del abogado Kiko Domínguez es firme. Ya se ha intercambiado documentación y se podría estar ante los últimos coletazos.

Uno de los motivos por los que todo se revisa con tanta asiduidad es la fuerte inversión que podría implicar la venta. Teóricamente, el club recibiría una inyección de 50 millones de euros, de los que 30 irían a parar al aumento del límite salarial. El resto se dedicaría a hacer frente a diferentes deudas.

En lo que el club no cesa de avanzar es en dar solvencia económica a sus arcas. Este miércoles, la entidad presentó la documentación con las adhesiones superiores al 50% para la modificación del nuevo convenio de acreedores.

Esta nueva puerta permite abonar los 24,7 millones de euros de deuda en diez anualidades hasta 2030 en lugar de los cinco años que fijaban hasta ahora. Y es que la viabilidad del club se hubiese visto comprometida si no se hubiese podido sacar adelante. Paralelamente, supone un avance también para la llegada de Spain Football Capital.

Print Friendly, PDF & Email