Miel y millennials: mielenials

España es el primer país de la Unión Europea en la producción de miel

España es el primer país de la Unión Europea en la producción de miel. Sin embargo, Aragón se encuentra a la cola en lo que a su consumo se refiere, aun con la larga tradición apícola que mantiene a sus espaldas. Menos de un kilo por persona al año es el dato de la discordia.

Por ello, la Asociación de Comerciantes y Envasadores de Miel (Asemiel-Animpa) ha lanzado una campaña para defender que la miel es un producto presente en la vida de los seres humanos desde tiempo inmemoriales y que es necesario seguir incluyéndolo en la dieta. Este alimento confeccionado por las abejas y presente en pinturas rupestres de más de 15.000 años de antigüedad esconde un sinfín de propiedades, recetas y secretos.

Este alimento esconde un sinfín de propiedades, recetas y secretos

“Actualmente nuestros desayunos son más rápidos, cortos, industrializados… La mayoría no quiere perder el tiempo en preparar un desayuno contundente porque quiere aprovechar las horas de sueño al máximo. Pero gastar solo un minuto en echar un poco de miel a cualquier bocado es una buena inversión por todos los beneficios que proporciona al organismo”, explica Rebeca Vázquez, secretaria general de Asemiel-Animpa.

¿Quién no se acuerda cuando su abuelita le decía que un poco de miel en la leche caliente cuando aparecía el dolor de garganta típico de los inviernos era mano de santo? No lo decía en vano. En primer lugar, la miel es un perfecto sustitutivo del azúcar, y mejor aún de los edulcorantes artificiales. ”Además, tiene muchísimas otras propiedades; aporta vitamina B6 que es buena para el sistema inmunitario, suministra minerales tan necesarios como el hierro, ayuda a la formación de glóbulos rojos…”, comenta Vázquez.

Aragón se encuentra a la cola en lo que a su consumo se refiere

Desde su colectivo han lanzado recientemente “familias mielenials”, una iniciativa financiada en un 70% por la Unión Europea y que tiene como objetivo principal fomentar ese consumo. “Los europeos saben que la miel española es de calidad y por ello está muy demandada. Pero mieles no hay una, hay muchas; solo hay que descubrirlas y, sobre todo, valorar esta fortaleza que tenemos al máximo”, añade la secretaria general de Asemiel-Animpa.

En principio puede parecer una tarea complicada pensar en recetas que coloquen la miel entre sus ingredientes principales, pero las opciones son muy diversas: “Y son sencillas de hacer. Las hay dulces, como gofres, tortitas, magdalenas… Pero también saladas, como sobrasada, salmón… La miel funciona bien con muchos platos. A los niños, por ejemplo, les encantan las frutas. Plátanos, fresas, nectarinas… Añadimos un poquito de miel y les da esa sensación de caramelo que tanto les gusta”.

La Asociación de Comerciantes y Envasadores de Miel (Asemiel-Animpa) ha lanzado una campaña

El reto que quieren conseguir estas “familias mielenials” radica en que la miel debe formar parte de la vida un día a la semana durante quince días. “El objetivo de todo esto es crear un hábito. Si lo haces durante ese periodo se quedará en tu vida como una costumbre.

Es una buena forma de dar energía a tu día y salir zumbando, como las abejas”, afirma Vázquez. Cuando un millennial dispuesto a conocer el mundo se topa con algo que lleva tanto tiempo presente en él como la miel, se produce una clara interacción. Y tiene como nombre mielenial.

Print Friendly, PDF & Email