La Guardia Civil plantea también el cierre de las unidades de montaña de Tarazona y Mora de Rubielos

La semana pasada se anunció el posible cierre del cuartel de Panticosa

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) denuncia el cerrojazo a más unidades de élite de la Guardia Civil, unidades que se sumarán a la planteada para el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña (Ereim) de Panticosa. En esta ocasión se trata del Ereim de Tarazona (Zaragoza), que en sus años de servicio público han realizado cientos de rescates y salvado decenas de vidas en la montaña aragonesa.

“AEGC lleva años reclamando a Interior que afronte una nueva redistribución de la Guardia Civil para optimizar nuestros recursos materiales y humanos y dar a los ciudadanos de nuestra demarcación un mejor servicio. Pero esta reestructuración que se está llevando a cabo desde la Guardia Civil nada tiene que ver con ser mejores y más operativos”, sostienen.

A su juicio, el cierre del Ereim de Tarazona no supone una optimización, sino que más bien significa despojar a los ciudadanos de un buen servicio a la sociedad. “Aunque se escuden en que sus cifras no son tan potentes como las de otros Ereim, las vidas que han salvado cada año son igual de valiosas y el fruto de su trabajo es igual de importante para los ciudadanos”, destacan. Según la AEGC, esta unidad “trabaja sin descanso para que las personas que visitan las montañas del Moncayo y alrededores siempre estén protegidas, así como los montañeros y escaladores residentes en la zona”.

Para AEGC, desde la Jefatura de Montaña con el desmantelamiento del Ereim de Tarazona, aun siendo una unidad que se ha mostrado “extremadamente eficaz desde su creación”, no solo se deteriorará un buen servicio público, sino que además se dejará a unos guardias sin destino con preferente absoluto para coger vacantes dentro de la provincia de Zaragoza.

Además, señalan el daño que se va a causar a las familias, que se verán obligadas a abandonar su lugar de residencia en el que están plenamente integrados. “Se les está forzando a mover a sus familias que en su día decidieron establecerse en Tarazona. Unos guardias que no se quieren ir a otra unidad porque están contentos y orgullosos de su trabajo en el Moncayo”, insisten.

Por otro lado, AEGC ha tenido conocimiento de que la Guardia Civil pretende llevar a cabo el traslado del Ereim de Mora de Rubielos a la capital turolense. “Nuestra Asociación considera que estas unidades de élite se encuentran a disposición del ciudadano para cuando se les necesite, no para engordar estadísticas y deberían preguntarse qué ha pasado en esta unidad para que solo cuente con tres componentes y no con los ocho que le corresponden a la unidad. Porque con este traslado tan solo se pone una tirita a un problema mayor que se arrastra desde hace años: la falta de personal”, han continuado.

De la misma forma que desde la Asociación no comprenden por qué la Jefatura de Montaña va a dejar una provincia tan extensa cómo Zaragoza sin ningún equipo de montaña. “Tampoco encontramos sentido a este traslado de los tres componentes de la Unidad ya que la zona dónde van a tener que efectuar los rescates va a ser la misma en Teruel capital que en Mora de Rubielos”.

“Además no comprendemos la necesidad del daño que va a causar a sus familias que se van a ver obligadas a abandonar su lugar de residencia en el que están plenamente integrados, además del malestar que genera esta decisión entre los vecinos de la comarca Gudar-Javalambre que no desean de ninguna de las maneras que este desaparezca o sea trasladado”, han concluido.

Print Friendly, PDF & Email