Faci reconoce y agradece el trabajo de la comunidad educativa en el Día de la Educación Aragonesa

Faci ha presidido los actos por este Día

El consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, ha presidido la celebración del Día de la Educación Aragonesa, donde ha reconocido que es “un acto de reconocimiento y agradecimiento a la comunidad educativa en nombre del Gobierno de Aragón y de toda la sociedad”. El consejero ha alabado el trabajo de la educación aragonesa que ha sido “ejemplo en muchos países”, ha dicho.

Faci ha lamentado que este acto no pudiera celebrarse el año pasado y ha justificado su celebración este año: “Dos años consecutivos sin hacerse sería mucho tiempo”. Además, ha agradecido el esfuerzo y la dedicación de toda la Comunidad “no solo por sacar el final del curso anterior, sino por hacerlo también en este”. “Mucha gente pensaba que los centros iban a cerrarse e iban a ser focos de transmisión”, ha recordado, dejando claro que “la comunidad educativa ha sido, más que nunca, una comunidad”. “La sociedad me ha transmitido en estos días la ejemplaridad de los centros educativos aragoneses y eso es un patrimonio de los propios centros”, ha reconocido, reiterando que esta es una jornada para “felicitar, agradecer, reconocer y desear un feliz verano”.

El consejero ha resaltado cómo el pasado año ha supuesto un enorme desafío que ha brindado también nuevas posibilidades

Mención especial de los ayuntamientos 

Durante el acto, se han entregado sendas menciones. Una de ellas ha recaído en la labor de los ayuntamientos aragoneses. Ha sido Ascensión Jiménez Santolaria, alcaldesa de Villadoz, municipio perteneciente a la comarca Campo de Daroca, la encargada de recoger un diploma y una serigrafía realizada por el colegio de Educación Especial Gloria Fuertes de Andorra. Se trata de una mención especial por su espíritu de servicio y su solidaria aportación al bien común.

Flexibilidad de la EVAU

El consejero se ha mostrado a favor de mantener la flexibilidad en los exámenes de la Evau que se implantó a raíz de la pandemia en la que los alumnos pueden tener más libertad a la hora de elegir las preguntas a responder. “Creemos que podría ser bueno seguir manteniéndola. Ha sido un modelo mucho más racional”, ha dicho el consejero.

“Se ha demostrado que esta flexibilidad es buena porque no deja de ser un momento de estrés para los alumnos que en tres días se juegan bastante”, ha dicho, reiterando que esta opcionalidad “puede permitir mostrar más lo se conoce”. En todo caso, el consejero ha explicado que se trata de una competencia del Ministerio, en quien recae la decisión final.

Menciones honoríficas a instituciones 

La Comunidad educativa aragonesa en su conjunto, y todos y cada uno de los sectores que la conforman en particular, ha sido la protagonista de una empresa digna de reconocimiento por la sociedad a la que sirve. Su compromiso, desarrollado primero en soledad y después en unas condiciones de difícil desempeño, ha sido la llave solidaria que ha abierto todas las puertas al encuentro, el esfuerzo común y la respuesta en comunidad. Galardón que han recogido Francisco Machín Ciria (Fapar), Ana Blanca Gracia Aldea (Fecapa), Eloy Mayo Sánchez (docente más antiguo), Concepción Bandrés Marzo (personal no docente más antiguo), Mario Manero Montero y Alba Recaj Molinero (alumnos).

Faci ha alabado el trabajo de la educación aragonesa que ha sido “ejemplo en muchos países»

La escuela rural es la seña de identidad de la educación aragonesa. Su ser es el territorio y su capacidad para unir personas y futuro. Su esencia, llegar desde las escuelas infantiles hasta los centros de educación de adultos. El buen hacer de todos los miembros de sus comunidades educativas la convierten en un modelo de vida, un ejemplo presente y un camino en común que recorremos unidos. El compromiso de la escuela rural ennoblece la idea de crecer y trabajar juntos por la transformación de la educación, que es lo mismo que decir el progreso de nuestra sociedad. Recoge la mención José María Santos (CRA Ribera del Cinca de Torrente de Cinca).

Los ayuntamientos aragoneses han sabido estar al lado de la ciudadanía en tiempos de inquietud e incertidumbre. Su espíritu de servicio se ha convertido en la razón de su ser, a través de acciones que han tenido al bien común como único norte. En cada ciudad, en cada pueblo la sociedad aragonesa ha encontrado en ellos un lugar de acogida y un momento para el aliento y su actuación solidaria se ha reflejado de un modo especial en la comunidad educativa. Aliados incondicionales, leales compañeros de viaje.

El tejido empresarial aragonés ha mostrado una especial sensibilidad en el momento de contribuir en la tarea de trabajar por la igualdad de oportunidades. La delicada situación socioeconómica por la que han atravesado miles de familias aragonesas precisó de una actuación global por parte de los poderes públicos para poder entregar dispositivos digitales a aquellos que lo precisaban para poder seguir la educación a distancia que contó con la inestimable colaboración de empresas aragonesas.

Menciones honoríficas a docentes 

José Antonio Edo Hernández (vicepresidente del Consejo Escolar de Aragón y docente en el IES Andalán): Por su contribución a la creación y consolidación de una cultura de consenso y su aportación al desarrollo de procesos de participación democrática. Su labor educativa, plasmada tanto en el aula como en la gestión directiva, se expresa nítidamente a través de su labor en el Consejo Escolar de Aragón. En él ha llevado a cabo una tarea en la que la palabra, el debate y el encuentro son sus señas de identidad.

La comunidad educativa ha recibido una de las menciones honoríficas del Día de la Educación Aragonesa

Alejandra González Gutiérrez (Autora del libro “TEA”. En la Escuela de Artes de Zaragoza cursó bachillerato y posteriormente el Grado de Técnico Superior en Ilustración, cuyo proyecto final resumen de estos años de estudio fue el libro mencionado): Por su capacidad para aunar su bagage, su capacidad investigadora y sus capacidades profesionales para desarrollar una mirada atenta a la realidad que nos rodea a todas las personas, pero de la que solo alguna se percata. Su sensibilidad hacia las personas con Trastorno del Espectro Autista y su profundización en el tema hicieron posible, a través del uso de metáforas lingüísticas y visuales, plasmar de forma impecable en su libro los rasgos de las personas con esta condición y concretamente los de las niñas, que no siempre han sido bien identificadas.

José Ramón Olalla Celma (docente estrechamente vinculado a la escuela rural y a la red de formación sobre todo en el aprendizaje de las TIC/TAC/TEP): Incansable maestro de maestros. Docente jubilado recientemente después de más de 40 años de trabajo. Desde 1995, que entró por primera vez en el mundo de la formación y se ha encargado de extender la innovación educativa por todos los rincones de Aragón. Entusiasta de las TIC y las TAC, apasionado y comprometido con la escuela rural, ha formado a decenas de generaciones para lograr integrar las tecnologías en el aprendizaje y para que la escuela rural aragonesa se mantenga en la vanguardia.

Pedro Joaquín Simón Barberán (Docente muy vinculado con la escuela rural –creación de CRIEs y CRAs- y protagonista en la gestión educativa en la UPE de Teruel y en la Dirección Provincial): su implicación personal y profesional han caracterizado la andadura en el mundo de la Educación. Su entrega en los programas de innovación dio sus frutos en la puesta en marcha de los CRIETs y en su consolidación, tal y como ocurriría posteriormente con los centros rurales agrupados (CRA). Todo ello lo han convertido en un referente en el conocimiento y desarrollo de la escuela rural. Su labor como maestro, así como su tarea en la Unidad de Programas Educativos, el Observatorio de la Escuela Rural y la Dirección del Servicio Provincial reflejan su profesionalidad, sentido de la responsabilidad y compromiso con el mundo de la Educación.

Print Friendly, PDF & Email