El Real Zaragoza juvenil golea al CD Damm pero no le vale para hacerse con el título (5-2)

Los maños no pudieron hacerse con el título a pesar de ganar. Foto: Real Zaragoza/Tino Gil

No pudo repetir hazaña el Real Zaragoza juvenil en la categoría de División de Honor y proclamarse campeón de grupo. Los de Garcés hicieron los deberes sometiendo al Damm, que se marchó de la capital aragonesa con cinco goles encajados (5-2), pero la victoria del Barcelona hizo inútil el resultado. Aun así, dejaron un buen sabor de boca para un final de campaña brillante que les vale el subcampeonato.

Volvía a verse fútbol con la elástica del Real Zaragoza como protagonista en la Ciudad Deportiva. Calavia en la portería con Juan Sebastián, Ángel López, Vallejo y Jay en defensa. El doble pivote lo componía Ruby y Vaquero. En la segunda línea de ataque se encontraban Pablo Cortés, Fabio Conte y David Mata, mientras que Marcos Cuenca hacía de 9.

El División de Honor Juvenil comenzaba el encuentro tanteando al Damm, pero a partir de los 10 minutos comenzaba a atacar sin miramientos. El Barcelona se adelantaba ante el Cerdanyola y dejaba sin opciones a los blanquillos. Sin embargo, todo cambiaría. Después de tres ocasiones, Marcos Cuenca se plantaba en el área, regateaba al último defensa y cruzaba la pelota para hacer el 1-0. A todo esto, el Cerdanyola empataba y, momentáneamente, el Real Zaragoza era campeón.

En el minuto 26, el conjunto zaragocista encarrilaría el choque. Juan Sebastián se iba a línea de fondo, ponía un centro perfecto y Fabio Conte remataba de cabeza para poner el 2-0. Los maños dejaban sus deberes hechos. Sin embargo, el asistente se quedaba en el terreno de juego lesionado pasada la media hora de juego y tenía que entrar Marcos Luna para sustituirle.

Ahora bien, Raúl Martínez recortaría distancias con un golazo soberbio. La defensa maña se encontraba totalmente descuadrada a la salida de un córner. El Damm podía enviar el balón raso a la frontal del área y el jugador rojillo le pegaba con rosca para que se colase por toda la escuadra.

Así se llegaba al descanso, con un 2-1 favorable a los maños que le mantenía al frente del grupo juvenil. Los maños serían campeones de grupo si todo permanecía como hasta ahora, pero debían mantener la distancia y, por otro lado, que ni el Barcelona ni el Espanyol ganasen. De lo único que se podía preocupar ahora el Real Zaragoza era de cosechar el triunfo.

La alegría se esfuma de un plumazo

A pesar de que los maños hacían su trabajo, en cuatro minutos el Barcelona hacía dos goles para irse a los 47 puntos y dejar atrás a los de Garcés. De poco le servía ganar si los catalanes se ponían 1-3. Otra mala noticia con un nuevo lesionado: Jay no podía seguir y entraba Carbonell.

Lograban los maños volver a tener una oportunidad de sentenciar a través de un penalti provocado por Marcos Cuenca pasados los 55 minutos. Era el recién entrado Carbonell quien lo trataría de convertir, pero el balón se iba a las nubes. Sin embargo, una gran jugada de Carbonell y Mata -con un sensacional recorte- dejaban el balón para Fabio Conte en el punto de penalti para hacer el tercero.

La puntilla la pondría otra vez Marcos Cuenca. De nuevo dentro del área, el zaragocista lograba mantener el balón entre tres rivales para colocar el balón raso a la izquierda del guardameta visitante. 4-1 que después se iría a 5, y es que en el 75, Carbonell dejaba para Conte tras un fenomenal pase largo y hacía el quinto en el electrónico. El Damm recortaba distancias y pondría el definitivo 5-2 en el 93.

El Real Zaragoza no podía hacerse con el título de campeón de División de Honor Juvenil, pero dejaba muy buen sabor de boca. 5-2 al Damm que no le daba para ser campeón, pero sí segundo clasificado. Toca pensar en la próxima campaña para lograr el sueño de ser campeones y volver a pelear por la Copa de Campeones.

Print Friendly, PDF & Email