Alcañiz y la empresa Sifu deberán indemnizar a los vecinos de Pui Pinos con 1,3 millones por el derrumbe de 2017

El derrumbe se produjo en abril del 2017

Cuatro años después, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Teruel ha declarado al Ayuntamiento de Alcañiz y a la empresa encargada del mantenimiento de jardinería, Sifu, responsables del derrumbe en 2017 del cerro Pui Pinos que destrozó varias viviendas. La sentencia culpa a pagar al Consistorio alcañizano y a la empresa 1,3 millones a los 22 vecinos que perdieron sus hogares por un hecho que el tribunal ha considerado “previsible”.

El auto considera que, tras la prueba practicada, el colapso del cerro se produjo por “saturación de agua procedente de una tubería de riego, tratándose de un suceso previsible por el Ayuntamiento”. El tribunal también ha considerado que el Ayuntamiento “no apreció” una grieta aparecida cuatro meses antes en la parte del cerro que después cedería. Tampoco apreció las quejas de los vecinos de la zona en la que denunciaban que estaba desprendiéndose partes de materiales de la ladera en sus casas.

La sentencia ha criticado que el Ayuntamiento se pasase el problema entre las áreas de Obras y Medio Ambiente. “Adoptó una actitud pasiva y negligente, dada la actuación de sus técnicas municipales con absoluta falta de atención y coordinación entre las áreas de Obras y Medio Ambiente por considerarse ambas incompetentes, bien por falta de concreta delimitación de funciones o por otro motivo”.

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 18 de abril de 2017, arrasando varias viviendas y cocheras situadas en la calle Muro de Santiago, afectando concretamente a los números 53, 55, 57, 59, 61, 63 y 69. Además, el auto señala que el deslizamiento del talud “no se debió a la rotura de la muralla, sino a un aporte de agua”, tal y como desvela la valoración conjunta de los informes periciales.

En concreto, explica que el deslizamiento tuvo su origen “al abrir las llaves de la instalación de bombeo, probablemente en el momento en que se purgaron las tuberías”. Añaden que “posiblemente desconocían que el sistema de riego podía funcionar en algunas zonas estando parada la bomba”.

Print Friendly, PDF & Email