Nuevos incidentes en la cárcel de Zuera, una funcionaria herida y una celda en llamas

El primer incidente tuvo lugar el día 1 de junio en el módulo 11 del Centro, ocupado por internos que deben guardar la cuarentena por Covid

Desde la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP) de Zuera han reiterado la falta de personal de sus instalaciones con dos nuevos sucesos dentro de las puertas de la cárcel. Un preso protagonizó el pasado 1 de junio un altercado que acabó con una funcionaria herida por contusiones. Dos días después, otro interno prendió fuego a su celda, sin lamentar heridos.

El primer incidente tuvo lugar el día 1 de junio del presente, en el módulo 11 del Centro, ocupado actualmente por internos que deben guardar la cuarentena por Covid. Los funcionarios acudieron a informar a un interno de que el periodo de cuarentena ya le habría finalizado. Por ello, antes de abandonar el departamento, se procede tal y como se establece reglamentariamente al cacheo del interno y de sus pertenencias para comprobar que no lleva ningún objeto peligroso o prohibido que pueda poner en grave riesgo el buen orden del establecimiento o la integridad física propia o la de los funcionarios. Es en este preciso instante cuando el preso comenzó a proferir gritos e insultos contra ellos así como una resistencia activa a las órdenes recibidas, momento en el que aprovecha para empujar con violencia extrema y lanzar puñetazos a varios trabajadores. Durante su reducción resulta lesionada por contusiones una trabajadora que termina siendo trasladada al servicio de urgencias de un centro hospitalario, encontrándose actualmente de baja médica.

Tres días después, a última hora de la tarde, cuando los presos permanecen en sus celdas, un interno del módulo 9, departamento altamente conflictivo, comunica a través de la interfonía que ha prendido fuego al colchón y a diversas prendas de ropa entre otras pertenencias. Valorada la gravedad de la situación y con los equipos de protección individual correspondientes los funcionarios del departamento y el resto de trabajadores que allí se encontraban se hicieron cargo de la situación. Durante el incidente nadie resultó herido.

APFP considera que estos incidentes “no constituyen hechos aislados, no solo en la cárcel de Zuera, si no en la totalidad de los centros penitenciarios españoles. Observamos cada día cómo la labor de los funcionarios de prisiones se torna más penosa habida cuenta de las condiciones cada vez más precarias en las que prestan sus servicios y mientras la Secretaría General de IIPP hace oídos sordos a nuestras más justas reivindicaciones”.

Es por ello que reiteran la necesidad de cubrir “a gran falta de personal que padecemos, así como la modernización de los medios coercitivos adaptándolos de una vez al siglo XXI, que se nos conceda la condición de agentes de la autoridad y la equiparación salarial con nuestros compañeros de Cataluña”. Desde APFP insisten de nuevo que los dirigentes “tomen en serio nuestras demandas y se hagan eco de nuestra lamentable situación”.

Print Friendly, PDF & Email