Todo Aragón desconfinado: Alagón, Ejea y Gallur vuelven a estar abiertos

La consejera de Sanidad comparece este jueves para informar de la situación epidemiológica en Aragón

Las áreas de salud de Ejea de los Caballeros, Alagón y Gallur dejan de estar cerradas perimetralmente y pasan al nivel de alerta 2. Con esta nueva indicación, que entrará en vigor a partir de esta medianoche, todo el territorio aragonés se libera y ya no se encuentra confinado. Así lo ha anunciado este jueves la consejera de Sanidad, Sira Repollés, que ha confirmado el paso de la Comunidad a dicho nivel 2, en el que Teruel llevaba varias semanas.

Como ha aclarado la responsable del ramo, la incidencia de Covid-19 en Aragón continúa en descenso, con una incidencia en el conjunto de 69 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, frente a los 81,2 de hace una semana. A catorce días, la incidencia en la Comunidad es de 150 casos por 100.000 habitantes. Por provincias, en estos momentos Zaragoza acumula una incidencia a siete días de 73,5, mientras que Huesca presenta 71,4 contagios y Teruel, 33 casos. En lo que se refiere a las capitales, la turolense presenta una incidencia de 80 positivos en la última semana. Por su parte, la oscense registra 133 casos y la zaragozana tiene una tasa de 60 casos por 100.000 habitantes.

Otros indicadores reflejan también este descenso -aunque ralentizado- de la incidencia de coronavirus. El índice de reproducción básico es de 0,88 y la positividad global de pruebas diagnósticas disminuye al 5,8% frente al 8% de la semana previa. Además, la cifra de ingresos en los centros hospitalarios se mantiene estable, de modo que en estos momentos la ocupación de camas en planta por enfermos Covid es del 4%, igual que la semana anterior (5,2%). La ocupación de las UCI se encuentra en tendencia descendente, con un 19% de las camas (27% la semana anterior) ocupadas por pacientes Covid.

No obstante, la consejera ha querido dejar claro que la quinta ola en la que se encuentra Aragón tiene unas características diferentes e irregulares al trabajar con unidades territoriales independientes. En este sentido, ha remarcado que la ley autonómica antipandemia con la que cuenta la Comunidad permitiría “volver a imponer medidas restrictivas en cuanto a modulaciones y niveles de alerta” si la situación empeorara.

Estrategia de vacunación 

Por su parte, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha hecho hincapié en el buen ritmo del proceso de vacunación, confiando en alcanzar el millón de dosis administradas a mediados o finales de la semana que viene. A día de hoy, uno de cada dos aragoneses tiene puesta una vacuna (48,3%) y el 26% ha recibido ya la pauta completa. “La imagen sugiere una alta cobertura sobre todo en los grupos de vacunación más mayores, y se está produciendo un notable avance en la franja de edad comprendida entre los 60 y los 69 años”, ha expuesto. Además, este mismo jueves se ha incorporado la cohorte de los nacidos en 1974 y 1975, lo que supone la cuarta cohorte abierta esta semana. Y ha distinguido que la estrategia de grupos etarios podría cambiar de alguna manera “en el corte de los 35 o los 40 años”.

En otra deriva, ha reconocido que la circulación del virus se está dando entre los segmentos poblacionales más jóvenes (personas de 40 años para abajo), lo que demuestra que la vacuna es “altamente efectiva” y que todavía queda una “transmisión importante”, pero con menor impacto en el sistema sanitario y en la mortalidad. Por este motivo, recalca que “se debe seguir con la misma precaución y equilibrio en lo relativo a las medidas de flexibilización”.

En lo referente a la distribución de dosis, Falo ha confirmado que la próxima semana se repartirán cerca de 100.000 vacunas, la mayoría de ellas de Pfizer. “Moderna, AstraZeneca y Janssen llegan en cantidades limitadas”, ha manifestado. Asimismo, ha puntualizado que no todas las semanas son homogéneas porque “no siempre tenemos los mismos compromisos con las segundas dosis”.

En cuanto al suministro de Astrazeneca, Aragón ha previsto una reserva estratégica para afrontar las segundas dosis de los mayores de 60, que se comenzarán a poner en el mes de julio. “Las dosis que vayan llegando se irán inoculando a los colectivos esenciales. A partir de hoy ya no pondremos primeras dosis de esta marca. Resulta mucho más eficiente abordar a estos colectivos con cualquier otro tipo de vacuna”, ha afirmado Repollés.

Sistema de autocita 

Tanto la consejera como el director del Salud han alabado el sistema de autocita, que ha permitido abordar la vacunación para toda la población aragonesa. “Se ha probado que es un modelo exitoso, seguro y sensato. A esto hay que sumar la gran labor desempeñada por los equipos de atención primaria en los centros de salud”, ha esgrimido Falo. Ante el logro de la autocita, el Departamento de Sanidad desecha la idea de establecer “vacunódromos”, considerando que son poco eficientes a pesar de su “efecto visual efectistas”.

En última instancia, han hablado de la posible eliminación de mascarillas en espacios exteriores, una decisión que debe ser “unilateral con el resto de comunidades autónomas”. “Si la situación evoluciona de manera positiva, se reduce la incidencia, el ritmo de vacunación continúa siendo bueno y se añade la posibilidad reducida de contagio en exteriores, deberíamos plantearnos el uso de la mascarilla con matizaciones”, ha expresado Falo. “Quizás en unas semanas podría hacerse realidad, pero hay que elegir el momento adecuado”, han concluido.

Print Friendly, PDF & Email