Mis vecinos no tratan bien a su perro. Antes de denunciarles me gustaría decirles algo, pero sin que se lo tomen a mal.

Convivir con un vecino que agrede a su propio animal puede resultar una situación violenta, cuanto menos incómoda y desagradable. En muchos de estos casos, cuando se está en conocimiento de un caso de maltrato animal, se tiene la necesidad y también la responsabilidad, de denunciarlo.

Previamente a denunciar, conviene intentar la vía amistosa, intentar hablar primero directamente con él. Si la comunicación resulta complicada, intentar localizar a algún amigo, familiar o vecino que tenga buena relación con él para que intente mediar. Podéis contactar con el presidente de la comunidad, o administrador de la comunidad de propietarios, para exponerle el caso y que sean ellos los que traten de buscar una solución a la causa. Si ninguna de estas actuaciones da resultado, también se puede contactar con entidades de protección animal, asociación vecinal u otra entidad que esté dispuesta a denunciar. En último caso, y si no funciona ninguna de las anteriores opciones, se podría valorar denunciar al vecino agresor del animal. Presentar pruebas es fundamental para que la denuncia prospere y se pueda sancionar al maltratador.

Mi consejo: agredir a un animal es una conducta penada por el código penal y sancionada por las leyes administrativas de protección animal. Para una mejor orientación sobre el caso, lo mejor es ponerse en contacto con un gabinete jurídico especializados en maltrato animal.

Print Friendly, PDF & Email