Rotary Club Zaragoza dona dos ordenadores portátiles al colegio Cantín y Gamboa

De izquierda a derecha.- Lucio de la Cruz, secretario de Rotary Club Zaragoza; el tesorero de Rotary Club Zaragoza, Manuel de Codes; la presidenta de Rotary Club Zaragoza, Elena Sabroso; la directora de Secundaria del colegio Cantín y Gamboa, Matilde Buitrago, y el director de Fundación La Caridad, Daniel Gimeno

Rotary Club Zaragoza ha donado dos ordenadores portátiles al colegio Cantín y Gamboa de Fundación La Caridad de Zaragoza para intentar reducir la brecha digital en tiempos de pandemia de los alumnos de este centro educativo.

Esta entrega ha podido llevarse a cabo gracias a la recaudación de la cena solidaria que tuvo lugar el pasado 19 de marzo. Dadas las circunstancias, no fue presencial, sino que el formato elegido fue comida para llevar o “take away” del restaurante The Mim Kitchen.

Rotary Club, consciente de las dificultades económicas que atraviesa el colegio, ha destinado los más de 1.000 euros de la recaudación a esta institución educativa que tiene una tasa elevada de niños inmigrantes y de etnia gitana. “Con un pequeño gesto se pueden cambiar las vidas de muchas personas, no solo de los destinatarios del proyecto, sino de todo su entorno”, explican desde Rotary.

En el acto, celebrado recientemente, estuvo presente la presidenta de Rotary Club Zaragoza, Elena Sabroso; el director de Fundación La Caridad, Daniel Gimeno; la directora de Secundaria del centro, Matilde Buitrago; el tesorero de Rotary Club Zaragoza, Manuel de Codes, y Lucio de la Cruz, secretario de Rotary Club Zaragoza.

Matilde Buitrago recalcó la importancia de recibir estos ordenadores en el centro y que son cedidos posteriormente mediante un simbólico alquiler. Este préstamo supone “que los estudiantes puedan proseguir con sus estudios a distancia en situaciones de enfermedad o aislamiento; de esta manera, los alumnos no pierden oportunidades educativas frente al resto de compañeros. Este gesto de Rotary Club favorece, por tanto, la inclusión y la igualdad de oportunidades”.

De este modo, la institución rotaria vuelve a poner el foco en el colegio Cantín y Gamboa al considerar que deben fomentar la educación entre los colectivos más vulnerables. “La infancia vive y sufre los daños colaterales de todas las circunstancias que afectan a la sociedad, a sus padres y también al entorno; en el caso de la pandemia, las consecuencias se verán más adelante”, concluyen.

Print Friendly, PDF & Email