Aragón recibe 97 propuestas para evolucionar en el modelo social, económico y ambiental hasta 2030

Se han marcado cinco retos para alcanzar en 2030, que son un Aragón ecosostenible, equitativo, resiliente, inclusivo y digital

El informe “Aragón: una visión para 2030” plantea una serie de propuestas para lograr que de aquí a nueve años la Comunidad aragonesa evolucione el modelo social, económico y ambiental; además de convertir los retos planteados por la Covid-19 en oportunidades. Se han marcado cinco retos para alcanzar en 2030, que son un Aragón ecosostenible, equitativo, resiliente, inclusivo y digital. Dentro de estos, los expertos coinciden en que es urgente trabajar en la inversión y el desarrollo de la investigación y la innovación de la Comunidad.

“Primera vez que vivíamos una pandemia. Primera vez que vivíamos una crisis como esta. Tocaba reflexionar, poner la comprensión al servicio de lo nuevo investigando y buscando nuevas respuestas”, ha remarcado la consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, este lunes en la presentación de “Aragón: una visión para 2030”. Además, la consejera ha agradecido a los nueve expertos del Comité haber invertido su tiempo en la elaboración de este informe.

El Comité ThinkTank Covid-19 está integrado por nueve especialistas en ámbitos socioeconómicos, ambientales y tecnológicos, que han trabajado a lo largo de un año de forma desinteresada; combinando reflexión individual, trabajo colaborativo y lluvia de ideas y puesta en común en reuniones presenciales y virtuales.

El documento supone “un conjunto de rutas para traer al presente el Aragón que soñamos”, ha señalado Maru Díaz, quien ha explicado que “estas rutas, estos retos, son cinco en concreto que contienen una batería de acciones específicas y también de objetivos para la década, de objetivos de región”.

Cinco retos

Para 2030, el primer reto que se ha marcado es convertir Aragón en una Comunidad ecosostenible. Para lograrlo se ha de fomentar y compatibilizar el aprovechamiento de sus recursos naturales con respeto al medioambiente, además de potenciar la economía circular e integral desarrollando una infraestructura verde y apostando por el uso sostenible de sus recursos y la recuperación de ecosistemas degradados. Por ello, “hemos propuesto un total de 17 acciones para desarrollar este reto y llegar a cumplirlo en un plazo relativamente corto, además de que perdure más allá de 2030”, ha explicado el profesor de investigación del CSIC en el Instituto Pirenaico de Ecología y miembro del Comité, Francisco Comín.

El reto de un Aragón inclusivo tiene como meta la educación en valores, el fortalecimiento de valores democráticos, mejorar la conectividad, la integración y lograr un equilibrio territorial. Un total de 18 acciones dentro de este reto buscan reforzar la educación y la formación, además de reducir la brecha digital y el abandono escolar. Asimismo, buscan favorecer la conectividad en todo el territorio. “Hablar de Aragón inclusivo no solo es no dejar a nadie atrás, sino también ofrecerles oportunidades reales”, ha señalado el catedrático del Departamento de Estructura e Historia Económica y Economía Pública de la Universidad de Zaragoza, Vicente Pinilla. También ha añadido que “hay que acabar con el desequilibrio entre lo rural y lo urbano, aportando una perspectiva integral”.

Para conseguir un Aragón equitativo se han planteado 20 acciones, las cuales se centran en los ámbitos de “la salud, el acceso a la vivienda, el emprendimiento, la fiscalidad y la financiación autonómica justa”, ha detallado la profesora titular de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza, Directora de Calidad e Innovación Docente, investigadora del IEDIS, y premio Educa Abanca 2019 a la mejor docente universitaria de España, Alejandra Cortes. Entre otras medidas, proponen también una Estrategia aragonesa de la Economía social, que promueva y consolide empleo inclusivo; una red de distribución de productos a domicilio para apoyar al pequeño comercio, y un plan y un instituto de emprendimiento para jóvenes.

Por otro lado, para hacer de Aragón un territorio resiliente, los expertos propugnan 21 medidas encaminadas al fortalecimiento institucional, a una mejor gobernanza y rendición de cuentas y a un liderazgo en I+D+i. Además, el director internacional en Barcelona Servicios Municipales, Smart City Expo y World Congress Director y miembro del Comité, Lluís Gómez, apuesta por “potenciar la marca Aragón”, entendida como una región innovadora, socialmente cohesionada y comprometida con el medioambiente. Esta es una de las primeras acciones de este bloque, en el que se insiste también en fomentar el gobierno abierto, impulsar el uso de la tecnología y su formación, y reforzar el sistema autonómico de I+D+i.

Por último, y no menos importante, se pretende hacer de Aragón una Comunidad digital en 2030 mediante 15 acciones que buscan la formación en este ámbito, divulgando sobre la tecnología y su aplicación a los diferentes sectores claves para Aragón. También fomentando competencias digitales y de espíritu emprendedor; lo que permitiría subsanar perfiles digitales o tecnológicos, entre otros. Además quieren conseguir acercar a Administración Pública al ciudadano y potenciar el emprendimiento a partir de un Plan Regional. El medio para conseguirlo es la tecnología, que “nos ayuda a crear una mejor sociedad. Por eso hay que desarrollar una tecnología centrada en las personas”, ha destacado la doctora y consultora de Inteligencia Artificial y Digitalización y cofundadora de MujeresTech y Spain AI Aragón, Cristina Aranda.

A este primer informe, según han explicado los expertos, le sucederá un segundo, que incorpore el trabajo bilateral con los distintos departamentos del Gobierno, los cuales ya cuentan todos con el documento “Aragón: una visión para 2030”.

Print Friendly, PDF & Email