Las obras de la plaza de Salamero encaran sus dos últimas fases mientras avanza su futuro diseño

Se espera que en otoño esté ya consolidada la estructura y preparado su futuro diseño para comenzar después la obra definitiva que dé lugar a la nueva plaza de Salamero

Las obras de emergencia para el cambio de la losa superior del parking de la plaza de Salamero encaran sus dos últimas fases de trabajos. De manera paralela, Urbanismo sacó a licitación los pliegos para la redacción del proyecto de la nueva plaza, que tendrá que diseñarse a partir de este verano -y durante tres meses- contando con las aportaciones recogidas entre vecinos, comerciantes y comunidad educativa de la zona. Para elaborar esta planificación y diseño del nuevo espacio se han presentado tres ofertas, que ahora deberán valorarse para la adjudicación. De este modo, se espera que en otoño esté ya consolidada la estructura y preparado su futuro diseño para comenzar después la obra definitiva que dé lugar a la nueva plaza de Salamero.

De las cinco fases en las que se dividieron estas obras, los operarios ya están inmersos en la cuarta, que supone la ejecución de la nueva losa. “Tras adecuar los apoyos y la estructura existente, con el repicado de los pilares y del muro perimetral, se prepara ya la estructura para apoyar la nueva losa”, ha explicado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano. “Se ha iniciado esta semana el entablillado para realizar el encofrado. Se espera poder colocar la armadura a mediados de junio para verter el hormigón a final de mes”, ha avanzado el consejero. Esta parte de la operación es “muy delicada”, según detallan los técnicos municipales. Después habrá que esperar a que el hormigón fragüe, lo que conllevará otras dos o tres semanas.

De este modo, se espera que a partir de final de julio pueda ejecutarse la quinta fase de las obras de emergencia, la concerniente a los remates finales, que será la última de los trabajos de derribo y sustitución de la losa superior, tras detectarse fallos estructurales de tipo constructivo.

Diseño y nueva plaza

De forma paralela, esta semana pasada se cerró el plazo para presentar ofertas a la licitación para redactar el proyecto de este nuevo espacio. El Área de Urbanismo ha recibido tres ofertas para diseñar el proyecto que, según explican los pliegos publicados, debe definir la regeneración y obras de urbanización de un área de abarca 9.683 metros cuadrados, que incluye la plaza de Salamero, la calle Morería y parte de la avenida de César Augusto, integrando las calzadas actuales en plataforma única de preferencia peatonal y recuperando la relación lógica e histórica con la calle Cinco de Marzo y la iglesia de Santiago el Mayor.

El proyecto incluirá las separatas de las obras que afecten a los accesos (rodados y peatonales) al estacionamiento subterráneo, y se dividirá en ámbitos de actuación para poder independizar su ejecución, según las instrucciones que emita la dirección de los trabajos, y al menos las obras que afecten a la avenida de César Augusto se preverán en una fase independiente.

Ahora, una mesa de contratación deberá abrir las ofertas, valorarlas y adjudicar la redacción del proyecto. A mitad de verano podrían empezar esas tareas de diseño, que tienen un plazo de tres meses, para redactar y planificar lo que terminará siendo la futura plaza, “un espacio de calidad, digno e innovador que cambiará la fisionomía de la zona y mejorará la calidad de vida de los zaragozanos y, sobre todo, de los residentes, trabajadores y comunidad educativa de la zona”, ha apuntado Víctor Serrano.

El diseño del proyecto deberá contemplar y estudiar las propuestas que los diferentes colectivos han ido trasladando durante los últimos meses al consejero de Urbanismo, quien ha mantenido reuniones a este respecto con los centros educativos del entorno, los colectivos vecinales, las agrupaciones de comerciantes, la FABZ, la Unión Vecinal Caesaraugusta, ECOS y la Junta Municipal del Distrito Centro, entre otros.

Asimismo, está previsto impulsar un proceso abierto y ágil, que no se dilate en el tiempo, para que la ciudadanía pueda proponer opciones que se estudiarán y se incorporarían al proyecto, en caso de su viabilidad, en el último tramo de su redacción. Así lo recogen los propios pliegos, donde se indica que “el adjudicatario deberá analizar y responder a las alegaciones presentadas durante la fase de información al público que se someta el citado proyecto, realizando las adaptaciones que resultasen pertinentes en el proyecto de urbanización presentado en su momento”.

De esta manera, tras realizar las obras de sustitución de la cubierta del parking de la plaza (que terminarán a final del verano), tras dar cumplimiento con todos los plazos administrativos tasados para el diseño y tras recoger la participación ciudadana, el proyecto de la nueva plaza podría estar en el último trimestre del año, tal y como se había programado y previsto desde el inicio. A partir de ahí podrán licitarse las obras finales sobre la plataforma exterior que darán lugar a la nueva plaza de Miguel de Salamero.

“No se ha dejado de trabajar ni un momento”, ha insistido Víctor Serrano, quien ha destacado “la agilidad y profesionalidad de los técnicos tanto municipales como de la contrata que ejecuta las obras, porque estamos ante una obra compleja pero que se está realizando con gran diligencia”, ha remarcado el consejero de Urbanismo. No obstante, Serrano ha vuelto a reiterar sus “disculpas a vecinos y comerciantes, que son quienes más están sufriendo y van a vivir los inconvenientes de las obras”, si bien ha asegurado que “tienen mi compromiso de que lanzaremos un nuevo espacio ciudadano y urbano de alta calidad, sostenible y encarado a las nuevas exigencias y necesidades del desarrollo urbanístico que rige las principales ciudades europeas”.

Print Friendly, PDF & Email