Los agentes sociales de Aragón celebran una “imprescindible” prórroga de los ERTE

Una prórroga de los ERTE que será aprobada este jueves en Consejo de Ministros extraordinario y que mejora las exoneraciones de las empresas que reactiven a trabajadores

El Gobierno central, las organizaciones empresariales y los sindicatos llegaban este miércoles a un acuerdo para prorrogar los ERTE hasta el 30 de septiembre, a apenas cuatro días de que miles de trabajadores quedaran desamparados sin este “colchón”. Un pacto que los agentes sociales de Aragón valoran como “imprescindible” para que los sectores más perjudicados por la pandemia puedan iniciar una recuperación económica sostenida durante los próximos meses.

Una prórroga de los ERTE que será aprobada este jueves en Consejo de Ministros extraordinario y que mejora las exoneraciones de las empresas que reactiven a trabajadores. De hecho, las exoneraciones de cotización en el caso de los sectores considerados “ultraprotegidos” por estar más afectados por la crisis y su cadena de valor son más elevadas para los trabajadores que salen de los expedientes -del 95% y el 85%, dependiendo de si tienen menos de 50 trabajadores o más, respectivamente- que para los que se mantienen -oscilan entre el 60% y el 85%-.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha señalado este jueves que el preacuerdo alcanzado entre el Gobierno y los agentes sociales para extender los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre es “razonable” y está “muy satisfecho”. Escrivá ha explicado que la posición de partida de la patronal era “que había que trasplantar el sistema vigente de enero a mayo”, mientras que el Gobierno apostaba por un esquema más parecido al de hace un año, con un “énfasis” en los incentivos a las salidas porque “estamos en un régimen distinto”. “Entre esas dos posiciones nos hemos ido acercándonos, ha salido un acuerdo razonable”, ha valorado.

Con esta situación, el director general de CEOE Aragón, Jesús Arnau, defiende que la necesidad de “llegar a esta fase final de la pandemia tras el verano con un acuerdo”, calificando de “sinsentido” que el Gobierno hubiera tomado decisiones unilaterales “sin el consenso de los sindicatos y empresarios”. “El proceso de vacunación está siendo ágil, pero era imprescindible ganar tiempo. El verano es un periodo muy importante y es importantísimo llegar a septiembre con las mejores condiciones”, ha señalado.

Una prórroga que algunas voces afirman que podría ser la última con las actuales características, pero desde la patronal aragonesa prefieren ser más cautos. “Hay que ser optimista, pero la sensatez es muy importante. Hace 14 meses nadie podía aventurar esta crisis tan importante. Esperamos a final de verano poder aparcar esta crisis sanitaria a final de verano. La prudencia es la actitud más sensata a la espera de cómo evolucionamos”, ha expuesto Arnau.

Una línea que ha mantenido el presidente de Cepyme Aragón, Aurelio López de Hita, que ha remarcado que “no quedaba otro remedio” que prorrogar las condiciones de los ERTE hasta septiembre. “La situación hubiera sido realmente desesperante, muchísimo más grave de la que ya es. Con las cifras de paro que tenemos, si se añaden las personas en ERTE y se condena a las empresas al cierre, la situación sería más catastrófica”, ha asegurado.

No obstante, desde Cepyme lamentan los días de incertidumbre que han sufrido las empresas a la espera de que Ejecutivo central y agentes sociales llegasen a un acuerdo. “Como nos tiene acostumbrados este Gobierno, hasta que toma las medidas adecuadas transcurre un tiempo que no sería deseable. La incertidumbre siempre genera expectativas confusas y situaciones no deseables. Hay empresas que igual habrían adoptado una actitud determinada hace diez días si se hubiese sabido con certeza que se iban a prorrogar y que han tenido que esperar hasta el último momento”, ha expuesto López de Hita.

Sindicatos

Por su parte, los sindicatos también han mostrado su satisfacción por este acuerdo para ampliar una “herramienta muy útil”, tal y como ha definido el secretario general de UGT, Daniel Alastuey, quien también critica las dudas generadas entre los trabajadores por “apurar tanto” la fecha límite. “No creo que la población entienda que lleguen estos apuros. Convendría dar un poco más de seriedad. La patronal y nosotros creíamos que se tenían que mantener igual que estaba y el Gobierno ha intentado introducir cambios. Esperemos que en septiembre las cosas se hagan de manera diferente”, ha señalado.

Sin embargo, Alastuey también ha remarcado que la economía aragonesa está sufriendo otras “incertidumbres” que obligan a mantener los ERTE durante los próximos meses, haciendo énfasis en la crisis de la industria por la falta de microchips. “Los ERTE han llegado para quedarse, pero en septiembre habrá que darle una vuelta. Tendremos el resultado de la actividad turística y estaremos cerca de la inmunidad de rebaño. El problema de los suministros del automóvil no se ha resuelto y el Gobierno deberá flexibilizar el mecanismo y ver a qué sectores se tendrá que aplicar”, ha aseverado.

Asimismo, el líder de CCOO Aragón, Manuel Pina, cree que esta prórroga es “positiva” y que debe mantenerse “mientras hubiera problemas en determinadas actividades”, aunque reconociendo cierta “molestia” por la tardanza en iniciar las negociaciones y cerrar el acuerdo. “Lleva mucho trabajo previo y no es la primera vez que se empieza tarde la negociación. La sensación que se da es que ha habido un acuerdo en el último momento, que no es real”, ha afirmado.

Además, Pina ha trasladado las expectativas de “reactivación” de sectores como la hostelería y el turismo, con “muchas reversas” y “reapertura de restaurantes”, por lo que “había que mantenerlos hasta donde no llegase esta reactivación”, emplazando a después del verano la decisión sobre una nueva prórroga y las condiciones y requisitos que deberían tener esos posibles nuevos ERTE.

Print Friendly, PDF & Email