El 83% de las familias con hijos de 0 a 6 años atendidas por Cruz Roja está en pobreza extrema

De Aragón han participado alrededor de 945 personas

La situación de pobreza, que era ya grave antes de la pandemia, ha empeorado sustancialmente en el contexto actual. Esto ha provocado que, de las familias con hijos de entre cero y seis años, el 96% esté en riesgo de pobreza y exclusión social, siendo un 83% de los hogares los que se encuentran en riesgo de pobreza extrema. Estas cifras las ha publicado Cruz Roja en “La crianza en la primera infancia”, su 22º Boletín de Vulnerabilidad Social, en el que han realizado un estudio a partir de 45.027 personas con hijos menores de seis años a las que atendieron en toda España. De Aragón han participado alrededor de 945 personas, lo que se corresponde con un 2,1% de la muestra representativa.

El estudio ha investigado de forma cuantitativa, a través de encuestas, y de forma cualitativa, mediante grupos focales, la vulnerabilidad social y el riesgo de pobreza en el que se encuentran estas familias. También el impacto que la Covid-19 ha tenido en la crianza y los distintos factores de riesgo en los ámbitos de empleo, ingresos, salud o vivienda, entre otros. En cuanto al perfil de la población estudiada, el 35% de las familias tienen tres o más hijos; el 39% tienen dos hijos y un 27% tiene solo uno. Además, el 45% de los niños y niñas tiene entre cero y tres años, mientras que el 55% restante tiene entre cuatro y seis años.

Así pues, el 70% de las familias tiene una gran dificultad para llegar a fin de mes, especialmente después de la pandemia de coronavirus, ya que se ha agudizado esta situación y hasta un 50% ha visto reducidos sus ingresos. Por ello, estas personas tienen que elegir entre la cobertura de necesidades básicas de sus familias y otras necesidades relevantes para el desarrollo infantil, lo que provoca una “gran angustia por no poder afrontar gastos básicos de los hijos e hijas”, ha destacado el coordinador general de Cruz Roja, Toni Bruel.

De las familias participantes en este informe, más del 90% son trabajadores pobres y un total del 55% se encuentra en desempleo; mientras que la precariedad laboral es muy superior entre las mujeres. Además, los ingresos mensuales medios por familia y hogar son únicamente de 762 euros, de los cuales un tercio proviene de ayudas y prestaciones. Cabe destacar que una de cada tres familias cuenta con ingresos inferiores a 500 euros al mes. Esto provoca que el 61% tenga dificultades para afrontar los pagos referentes a alquiler, hipoteca o servicios de la vivienda.

En cuanto a los domicilios, en un 41% se dan condiciones de insalubridad como humedades, escasez de luz, ruidos, contaminación y suciedad en el entorno… Además un 22% vive en exclusión residencial, lo que significa que conviven temporalmente con familiares o amistades; buscan alojamientos temporales o albergues; están ocupando viviendas o tienen una amenaza de desahucio. Estas últimas se corresponden con un 4% de las familias con hijos de entre cero y seis años.

Cuidado de los hijos

En cuanto al cuidado de los hijos, en un 63,1% de los casos es la madre la que se encarga, mientras que en un 29,4% son ambos progenitores los que cuidan de sus hijos y solo en un 5% de los hogares es solo el padre el que se encarga de ello. Además, este informe señala que las mujeres dedican entre dos y diez horas al día más que los hombres al cuidado de los niños.

Resaltar que el 65% de los hombres encuestados no creen que deban dedicar más tiempo al cuidado de sus hijos, “un dato preocupante” según Toni Bruel. Asimismo, el 55% de las mujeres subraya que el tiempo dedicado al cuidado influye considerablemente en su situación laboral, ya que tienen más dificultades para encontrar trabajo.

Del total de personas encuestadas, tres de cada cuatro se sienten preocupadas o estresadas, y es que la vulnerabilidad social provoca parte de este estrés. “Nos preocupa especialmente que el estudio de Cruz Roja evidencia que el estrés generado por la pobreza puede debilitar el soporte emocional que los referentes adultos deben ofrecer a los niños y niñas en esta fase del desarrollo”, ha señalado Bruel.

Salud y Educación de los pequeños

En cuanto a la salud de los hijos de estas familias, el 92% considera que es buena. Por el contrario, desde Cruz Roja opinan que el estado de vulnerabilidad extrema puede generar en los niños dificultades en su desarrollo emocional, como por ejemplo trastornos de atención o hiperactividad. El informe revela que tres de cada cuatro familias no pueden asumir gastos de salud de sus hijos e hijas como gafas, audífonos o copagos.

Además, el confinamiento por la Covid-19 también ha afectado a estos hogares, y es que un 26% considera que ha afectado mucho al comportamiento de sus hijos.

Una cifra positiva en este informe es que la asistencia a la escuela es casi total. Un 98% de los hijos de las familias encuestadas van a clases de Segundo Ciclo de Educación Infantil (niños de tres a seis años) y un 52% acude al Primer Ciclo de Educación Infantil (niños de cero a tres años).

Print Friendly, PDF & Email