La reparación de las fachadas del Principal revertirá la degradación de las ocho musas

Los trabajos se centrarán principalmente en consolidar los basamentos de las esculturas de las musas

Arranca la reparación de las fachadas del Teatro Principal de Zaragoza. Las obras. que durarán unos cuatro meses aproximadamente, han comenzado este lunes y se centrarán en la consolidación de las ocho estatuas de las Alegorías de las Musas y la revisión de la cubierta superior.

Los trabajos, que lleva a cabo el Ayuntamiento de Zaragoza, se inician con carácter de emergencia tras detectarse el 19 de mayo la caída de parte de una loseta en una de sus fachadas, lo que llevó a una inspección que ha determinado la necesidad de actuar para evitar tanto los posibles desprendimientos como la degradación de los elementos exteriores de un inmueble que es Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés.

El Servicio de Conservación de Arquitectura de Urbanismo detalla en su informe de inspección los puntos de actuación. En concreto, remarcan el “estado de las ocho estatuas, en dos grupos de cuatro, uno en la fachada del Coso y otro en la esquina entre la plaza Sinués y la calle Blasco, ya que presentan pérdidas de su material compositivo, tanto en la zona de sujeción como por desgastes en capas superficiales, fisuras y agrietamientos generalizados, algunos con elementos de materiales próximos a desprendimientos y, como es habitual, ataques de carácter biótico”.

También señalan los técnicos municipales el “desprendimiento de placas del basamento de las cuatro musas de la fachada del Coso”, que fue el objeto principal de la intervención de los Bomberos de Zaragoza el pasado 19 de mayo cuando acudieron ante un desprendimiento de parte de una loseta, “así como la corrosión de los distintos elementos metálicos configuradores de la peana soporte de las estatuas”.

Las obras de consolidación también vendrán a solucionar la “rotura con desprendimiento de distintas piezas de la balaustrada del antepecho de coronación de la cubierta de ladrillo, tanto hacia el Coso, como hacia la calle Blasco”; y “los desprendimientos con pérdidas de volumetría de distintas cornisas de piedra, en diferentes puntos de la fachada de ladrillo”. Por ello, además, se revisarán las diversas fisuras en la fábrica de ladrillo de los muros de la calle Blasco, si bien existen algunas también en la fachada del Coso.

“Está previsto que a partir de este mismo lunes se comience con la instalación del andamiaje en dos de las fachadas del Teatro Principal, las que dan a las calles del Coso y de Eusebio Blasco”, ha apuntado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, quien ha destacado la agilidad y la diligencia con la que se ha respondido a la situación.

“Los defectos y obsolescencia contemplados son derivados del paso del tiempo”, ha dicho Serrano, quien ha asegurado que “se aprovechará para hacer de la necesidad virtud”.

“Además de actuar por seguridad ciudadana, es una cuestión del compromiso de este Gobierno con la protección del patrimonio histórico artístico y cultural de esta ciudad”, ha enfatizado el consejero de Urbanismo, quien ha avanzado que también se realizará una inspección de la cubierta general para reparar posibles grietas o fisuras que puedan conllevar humedades en el edificio.

Por su parte, la vicealcaldesa y consejera de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, ha querido “enviar un mensaje de confianza y tranquilidad a los ciudadanos”, dado que se trata de “una obra focalizada tan solo en las fachadas y en su ornamentación, muy puntual, detectada a tiempo y controlada, de la que será informada la Comisión Provincial de Patrimonio del Gobierno de Aragón. Es una actuación de conservación, que se hace para garantizar la seguridad y para afianzar un edificio patrimonial que es pilar fundamental en la historia y en la vida cultural de Zaragoza”.

“Estas obras no interferirán en la actividad interior del Teatro Principal”, ha explicado la vicealcaldesa, dado que “el andamiaje se va a instalar con un sistema de seguridad suficiente para generar las mínimas molestias en la acera de la fachada principal y garantizar el acceso del público”. “Los equipos municipales están trabajando para hacer compatible y garantizar los trabajos de consolidación con la vida del teatro, así como los accesos del público, del personal y de las compañías al escenario”, ha añadido Fernández.

Alegoría de las musas

El edificio del Teatro Principal, obra de Agustín Sanz y Agustín Gracián, ha tenido desde sus orígenes en 1799 numerosas transformaciones, ampliaciones e intervenciones, tanto en las fachadas como en su interior.

Por su parte, las esculturas de las Alegorías de las Musas son grupos de cuatro piezas (Talía, Melpómene, Euterpe y Terpsícores) que tienen 2,3 metros de altura cada una, están realizadas en piedra artificial, son obra del escultor Francisco Rallo y fueron colocadas en 1970. En su día se proyectaron cuatro juegos (uno por fachada) de cuatro esculturas cada uno, pero en la última intervención sobre el Teatro, en 1985, se transformaron sustancialmente las fachadas, por lo que las 16 esculturas se reubicaron.

En la actualidad, en la fachada principal de la calle del Coso hay cuatro, y otras cuatro se sitúan en la trasera de la plaza de José Sinués con la calle Eusebio Blasco.

Otras cinco fueron repartidas en el interior del edificio y las dos restantes se encuentran en la plaza de Santo Domingo, escoltando la entrada al Teatro del Mercado.

Imagen de detalle del estado de cuatro de las musas escultóricas
Imagen de detalle del estado de tres esculturas de las musas
Print Friendly, PDF & Email