El Huesca encara el nuevo año en Segunda haciendo frente a una sangría de salidas

Pacheta, entrenador de la S.D. Huesca

La situación de la Sociedad Deportiva Huesca cambia por completo al bajar a Segunda División. Los jugadores con mayor cartel apuntan a desaparecer del conjunto oscense, mientras que la práctica totalidad de los cedidos volverán a sus lugares de origen. La continuidad del míster es una quimera.

Es un sueño dentro del club que Pacheta lidere el proyecto en el que los oscenses tratarán de volver a la máxima categoría. El míster ha creído hasta el final, y durante su estancia, ha logrado números de permanencia. Precisamente estos números han llamado la atención de otros equipos de la categoría, y la continuidad del técnico se antoja difícil.

Son muchos los que apuntan a abandonar la disciplina oscense. De los que terminan contrato, Mosquera ha sido la pieza más importante, con 27 partidos de Liga a sus espaldas. El club desea su continuidad, pero su vinculación termina el 30 de junio, y no apunta a seguir. Se ha despedido Okazaki, y su caso es similar al de Juan Carlos Real. Pedro López ya apuntó que podría estar cerca de retirarse, y Eugeni, Luisinho y Gastón tampoco parece que tengan sitio en el Huesca.

Quienes tienen contrato un año más y apuntan como mínimo a completarlo son Pulido, Seoane, Escriche y Mikel Rico. Nwakali también tiene contrato y viene de cuajar una gran segunda vuelta en Alcorcón. El olvidado guardameta Valera lleva dos temporadas sin jugar, pero le queda al menos otra. A Siovas también podrían retenerlo, pero el caso se complica con Javi Galán. El carrilero ha cuajado una brillante campaña que ha hecho saltar el radar de muchos equipos de la máxima categoría, por lo que podría abandonar el club oscense.

De los que tienen vínculo hasta 2023, Álvaro Fernández es difícil que siga debido a su gran campaña en Primera, mientras que a Sandro tratarán de retenerlo. Quien sí apunta a hacerlo es Borja García, Pablo Insua, Andrés Fernández y David Ferreiro. Vuelve Joaquín Muñoz tras completar buenas actuaciones en Málaga y Juan Peñaloza, que no es titular en el Racing de Ferrol.

El que seguro que tiene plaza en primera es Rafa Mir, mientras que Doumbia, Maffeo y Sergio Gómez apuntan a no continuar. Lo mismo sucede con Ontiveros y Vavro, que volverán a sus clubes de origen. Así, el Huesca prepara su nueva temporada en Segunda División con el ascenso como único objetivo.

Print Friendly, PDF & Email