Los más jóvenes descubren los Altos de la Nevera en la Sierra de Algairén

Vista de Algairén desde el Grío

El verano se aproxima a las comarcas del Campo de Cariñena y Valdejalón, tierras de vino y viento, tradición, sabor y cultura reza uno de sus lemas, a orillas del valle del Ebro se extienden numerosos municipios que son el hogar de sus vecinos, aunque algunos han preferido la soledad y la montaña. Aves rapaces, ciervos, corzos, pero también enebros, carrascas y alcornoques habitan en la Sierra de Algairén. De su estilo de vida ha escrito el divulgador ambiental, Roberto del Val.

En el año 2017, él y su compañero naturalista Eduardo Viñuales publicaron el libro “Algairén. Guía natural de una sierra del Sistema Ibérico zaragozano”, que describe la fauna, la flora, la geología, el paisaje, la historia y a las gentes de esta zona de la provincia de Zaragoza. En su labor como agentes de protección de la naturaleza del Gobierno de Aragón han escrito más de una quincena de libros sobre medio ambiente, viajes y montaña, además de colaborar con diversas instituciones y colegios.

Atardecer en la Sierra de Algairén

Los estudiantes de Cosuenda, Aguarón y Paniza se disponen a recorrer una de las rutas botánicas de la sierra. Instantes antes de acompañarlos, Roberto Del Val atiende a ARAGÓN PRESS para desmenuzar el sendero hasta los Altos de la Nevera. “Los primeros kilómetros arrancan desde la pista que parte de Cosuenda, en el Raso de la Cruz, situada en la confluencia de dos barrancos: Valdecerezo y de los Hortales”, asegura el naturalista, que conoce desde niño estos caminos “como la palma de su mano”.

Sumergidos en el bosque de encinas y robles, el barranco remonta hasta una senda que se bifurca. A la derecha, el camino lleva hasta una antigua nevera que concluye en el collado que conserva su nombre. “Aquí, la pista forestal recorre toda la sierra”, afirma Roberto Del Val, que asegura que, mirando hacia el frente desde ahí, “puede verse la caseta de la Falaguera”. Este puesto, situado a 1.213 metros, “es la mejor vista del Campo de Cariñena”, confirma.

En peligro de extinción

Para descender, lo mejor es deshacer lo andado, hasta llegar a la Peña de la Tía. Ya por esta senda, que discurre paralela al barranco de los Hortales sin pérdida, se observa el longevo bosque de roble albar, “relíctico por lo que antaño fue”, advierte Del Val. “Esta especie, que alcanza los 90 años, actualmente lucha por adaptarse a las condiciones extremas de sequía, al igual que el androsaemun o la centaurea picnata, protectora de la sierra y ahora, en peligro de extinción”, lamenta.

Inicio de la ruta desde el Raso de la Cruz

Alrededor de 7.000 especies crecen en esta región y en la falda del Moncayo, muchas de ellas solo se encuentran aquí. El Centro de Interpretación Plantaria, situado en la localidad de Cosuenda, recoge parte de la flora de este paraje y trabaja por su protección. Tanto Roberto Del Val como Eduardo Viñuales y muchos otros profesionales estudian su biodiversidad y fomentan su cuidado.

En los últimos meses, el Instituto Pirenaico de Ecología, a través de un programa LIFE llamado Resecom, realiza un seguimiento a diversas especies amenazadas que se encuentran en peligro de extinción, para permitir que los estudiantes puedan seguir recorriendo estos caminos y aprendiendo de la inmensa biodiversidad de la Comunidad de Aragón.

Disfruta de Zaragoza caminando

La ruta del Alto de la Nevera en la Sierra de Algairén es una de las trece propuestas senderistas repartidas por toda la provincia de Zaragoza lanzada por la DPZ y apoyado por la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM). Senderos para conocer rincones sorprendentes, y muchas veces desconocidos, de los que disfrutar caminando.

Pico de la Nevera de Algairén

Se han editado más de 10.000 folletos repartidos por las oficinas de turismo con todos los recorridos y, a través de la web de la FAM, pueden descargarse con toda la información individualizada de cada excursión y su track. Desde Aragón Digital, os iremos acompañando en cada sendero, para ir desgranando lo más destacado de cada ruta.

Los caminos son aptos para todos los públicos y van especialmente dirigidos a familias con niños y grupos de amigos. Y se elija la ruta que se elija siempre se aplican unas recomendaciones generales: respeta la naturaleza y el medio rural por el que camines; mantén el entorno limpio. Utiliza calzado adecuado y lleva siempre el equipo necesario: teléfono, agua… Sigue la ruta combinando las indicaciones del mapa, track o señalización; planifica tu ruta, avisa dónde vas y ante cualquier emergencia, llama al 112.

Print Friendly, PDF & Email