El vestuario del Huesca, devastado tras el descenso

El técnico del Huesca, José Rojo "Pacheta", durante el último encuentro, ante el Valencia

Poco más que añadir a lo visto sobre el césped del Alcoraz este sábado en el encuentro ante el Valencia que certificó el descenso a la categoría de plata. La Sociedad Deportiva Huesca “hizo un partido para ganar”, tal y como recalcó su técnico, José Rojo “Pacheta”, en la posterior rueda de prensa, tuvo las ocasiones, fue el conjunto reconocible de las últimas jornadas y no le alcanzó, “esto es lo que duele”, atestiguó el entrenador.

El técnico burgalés no tiene cuentas pendientes, felicitó al su ex equipo, el Elche, por continuar la próxima temporada en Primera División y a sus jugadores, a los que “no tiene nada que reprochar” tras haber permanecido 26 jornadas en la quema del descenso. Dependían de sí mismos y el final es muy cruel, “pero el camino ha sido muy emocionante”, confirmó el técnico.

Pacheta no quiso hablar de futuro, solo quiso “agradecer a la afición cómo nos ha hecho sentir hoy. Me duele mucho que no hayan visto al equipo en la Primera División, y que no lo puedan verlo el año que viene”. “Toda LaLiga hemos sido unos dignos competidores, por eso tenemos poco que reclamarnos unos a otros. Hemos hecho una competición muy digna y hemos estado a punto de conseguirlo. Por eso lanzo un mensaje de optimismo, porque toca volver a empujar. Pasa en el fútbol y pasa en la vida”, concluyó el entrenador.

“Decidles que volveremos”

No dio un paso atrás uno de los capitanes del conjunto altoaragonés, Mikel Rico, que valoró que el equipo “lo dejó todo hasta el último día y hasta el último minuto”. El vizcaíno se entregó en el césped, al igual que el resto de sus compañeros, y subrayó que ante el Valencia hicieron “un gran partido y ocasiones suficientes”. “La primera parte les hemos tenido encerrados. No ha costado, no pudimos hacer el gol y se nos ha ido la categoría”, afirmó el mediocentro.

Segundo año de la Sociedad Deportiva Huesca en Primera División y segundo descenso, algo que “lamenta profundamente” el vasco. Sin duda influyó la falta de público en las gradas del Alcoraz durante toda la temporada, ya que “ver el estadio lleno te lleva en volandas”, aseguró Rico.

A los que estuvieron instantes previos al encuentro en los aledaños y apoyando durante toda la campaña “les da las gracias porque ha sido increíble”. “Decidles que volveremos, sin reblar y hasta el final”, concluyó el capitán del Huesca, Mikel Rico.

Print Friendly, PDF & Email