El Huesca no pasa del empate ante el Valencia y consuma su descenso a Segunda División (0-0)

La SD Huesca perdió el tren de la salvación // Foto: SD Huesca

Lo tenía todo en su mano el Huesca para permanecer en Primera División, pero se le escapó el tren de la salvación. El empate a cero ante el Valencia, unido a la victoria del Elche en el Martínez Valero, abocan a los altoaragoneses a la categoría de plata del fútbol español. Los disparos al palo de Sandro, el cabezazo de Rafa Mir que anuló el VAR, las internadas de Gómez y Ferreiro que no encontraron rematador o las intervenciones de un inspirado Jasper Cillessen. Todo ello estará en las retinas de los seguidores oscenses, que dicen adiós al sueño de continuar en la élite. “¡Volveremos!”, gritaban desde la grada como consuelo a los llantos de los jugadores. La ilusión duró 38 partidos y se esfumó en la última jornada tras un año complicado.

El conjunto azulgrana saltó al Alcoraz consciente de que sólo le valían los tres puntos. Presionando la salida de balón valencianista llegaron las primeras ocasiones. Mir de cabeza y Mikel Rico con un disparo dentro del área remataban sin suerte a las manos mansas de Cillessen. De nuevo Sandro ensayando el disparo desde fuera del área probaba al meta che, uno de los más destacados de la tarde. Durante los primeros minutos solo existió un equipo en el césped y no fue otro que el conjunto altoaragonés.

El Valencia empezó a desperezarse gracias a la calidad de Guedes y Kang-in Lee. El internacional portugués llevo el peso del ataque valencianista y el peligro a la portería de Álvaro Fernández con un primer disparo que salió repelido por la defensa. Pulido, Siovas y Vavro sujetaron las acometidas valencianistas y el Huesca volvió a la carga.

Mediada la primera mitad, una falta peligrosa de Ferreiro no encontró rematador, pero en la segunda jugada el misil de Sergio Gómez a punto estuvo de colarse por la escuadra. El catalán comenzó a hacer daño por su banda y Rafa Mir la buscaba sin suerte. Una última contra que no supo cerrar el murciano puso fin a la primera mitad. El Huesca se quedaba con la miel en los labios.

Segunda parte 

Comenzó la segunda mitad sin modificaciones en ninguno de los dos conjuntos. El Huesca ya era consciente por entonces del resultado momentáneo en el Martínez Valero, donde el Elche vencía por la mínima al Athletic Club (1-0). Ahora mismo solo valía el triunfo, por lo que tocaba remar si los altoaragoneses querían mantenerse en Primera.

Parece que la mala noticia desde tierras ilicitanas afectó al cuadro de Pacheta, que dio un paso atrás. Lee probó a Álvaro con un disparo y en la siguiente, el coreano cedió el esférico a Guedes, que remató a la media vuelta topándose de nuevo con el guardameta oscense. El Valencia quería más.

Minutos de zozobra para Pacheta, que no movió el banquillo confiando en sus hombres. Le salió bien la jugada al burgalés. El Huesca volvió a la carga a balón parado, con dos córners botados por Ferreiro que encajonaron a los valencianistas. En el rechace del segundo, Sandro fusiló a Cillessen, que despejó lo justo como para enviarla al poste. Un posible penalti que el VAR no pitó pudo ser el ansiado tanto oscense, pero Cuadra Fernández indicó falta previa sobre Correia.

Doumbia y Gastón Silva saltaron al césped para darle más consistencia y fuerza al empuje altoaragonés. El Valencia intentaba frenar el ritmo con posesiones largas, pero el Huesca no daba descanso. Sandro, muy activo durante los 90 minutos, parecía multiplicarse por banda, pero no encontró a Rafa Mir, agobiado por los centrales.

Los últimos 15 minutos serían cardiacos. Final de infarto. Rafa Mir remató en el área pequeña un centro lateral y batió a Cillessen, pero el línea levantó el banderín por un claro fuera de juego. El conjunto oscense se volcó sobre el terreno che, ya no había nada que perder. Sandro lo probó desde la frontal conectando un disparo raro que se encontró de nuevo con el palo. La grada imploraba al cielo. Era ya el minuto 80 y el tanto de Guti para el Elche obligaba a los oscenses a asumir riesgos para buscar la victoria. Ya no valía ningún otro resultado.

Borja García y Okazaki relevaron a Ferreiro y Seoane para agotar los últimos cartuchos. Hacía un buen rato que los oscenses tenían el control del cuero y se habían volcado hacia campo contrario, pero sin encontrar el ansiado premio del gol. Los balones colgados no pusieron en aprietos al Valencia. Ya en el descuento, el último intento se tradujo en una falta directa del propio Sandro dirigida al centro de la meta rival que chocó una vez más con las manoplas de un omnipresente Cillessen.

No pudo ser. La tragedia se apoderó de El Alcoraz tras el empate sin goles. La SD Huesca no continuará la temporada que viene en Primera División y compartirá categoría con el Real Zaragoza. Tanto el propio Alcoraz como La Romareda volverán a vivir el derbi aragonés después de un año sin hacerlo.

Print Friendly, PDF & Email