Jorge Garris Mozota / Geopolítico e Historiador

…Y al sur limita con Marruecos

Jorge Garris Mozota

Las noticias acerca de las avalanchas migratorias en la frontera sur de España, concretamente en las CCAA de Ceuta y de Melilla, pueden resultar muy lejanas para muchos habitantes de Aragón, acostumbrados a la inmensidad inhóspita de las comarcas turolenses. Sin embargo, los acontecimientos señalados están más cerca de todos, no solo de los aragoneses, sino de cualquier español en cualquier lugar de la geografía nacional.

Marruecos es nuestro vecino del sur, con el que tradicionalmente hemos tenido una “amistad” diplomática, comercial y cultural, pero también con el que hemos tenido guerras y conflictos fronterizos de mayor o menor intensidad.

En 1975 se produjo la “marcha verde” migratoria, impulsada por el rey Hassan II para hacerse con el control del Sáhara español. El resultado ya es conocido por todos. Desde que España lo abandonó, y el representante de España ante la ONU dejó constancia mediante la correspondiente carta firmada en el año 1976, que nuestro país se desentendía de dicho territorio, algo hizo que los acontecimientos se aceleraran.

Un extenso territorio lleno de fosfatos, pesca, arena, uranio, petróleo, gas y demás materias naturales de gran importancia estratégica pasó a poder de Marruecos, no sin tener una guerra con el Frente Polisario, el grupo combatiente de la República Árabe Saharaui Democrática reconocida por la Organización de Estados Africanos, a la que por cierto no pertenece Marruecos. Este país estableció un muro de 2.700 kilómetros que divide dicho territorio, entre el controlado por él, el mayor; y el del Frente Polisario, el menor.

Tras el apoyo de EEUU a Marruecos concediéndole de facto el anterior territorio para defender sus intereses económicos y geopolíticos; pues EEUU planea establecer una base militar en Tan-Tan, ya que China planea lo mismo en la vecina Mauritania, Marruecos aspira a ser una potencia regional en el Magreb. Pero lo que es importante, es que el Sáhara está cerca del Sahel, la enorme franja que separa el Magreb del África Subsahariana, campo de actuación de grupos terroristas.

Siguiendo aquello de dejar todo mejor a como me lo encontré, el actual dirigente de Marruecos, no duda en soñar con el Gran Marruecos, que comprendería dicho país, sumado al Sáhara occidental, parte de Argelia y Mauritania, Ceuta y Melilla, islas Canarias, peñones varios y si quedan ganas, una parte del actual territorio nacional.

El litigio por las aguas territoriales entre España y Marruecos está candente, máxime tras las riquezas minerales descubiertas en monte Tropic y otras islas volcánicas llamadas “las abuelas de Canarias», lo cual no es óbice para que Marruecos haya instalado un cable de fibra óptica desde Casablanca a Dhakla pasando por aguas “españolas”.

¿Y qué pinta la migración en todo esto?

No solo hay que recordar la “marcha verde” sino la política seguida por Turquía con respecto de los refugiados sirios y de otros países, abriendo o cerrando el grifo de las corrientes migratorias hacia la UE. Y es que éstas se pueden emplear en determinados casos como auténticas “armas geopolíticas” que desestabilicen a los países adyacentes.

Da la casualidad que el fenómeno migratorio es poliédrico y ésta es una de sus caras. Desgraciadamente lo estamos comprobando estos días. El poder relativo de un país se mide, entre otras muchas cosas, por la capacidad de controlar sus fronteras, respetando la legalidad.

Antes o después nos estaremos acostumbrando a todo esto, y a los posibles cambios en el paisaje.

Print Friendly, PDF & Email