Más de 580 mayores recuperan su actividad física después de la pandemia en talleres especializados

Los talleres se imparten en 28 puntos de la ciudad de Zaragoza y los barrios rurales

Una de las consecuencias que trajo consigo la pandemia fue la falta de actividad física debido al confinamiento, especialmente para las personas mayores. Este colectivo es el que más ha sufrido los efectos del coronavirus y hasta ahora habían contado con escasas opciones para recuperar sus actividades sociales y físicas. Por ello se ha impulsado un programa municipal de talleres de recuperación que arrancó ayer con más de 580 participantes, divididos en 102 grupos de seis o siete personas.

“Salir de casa, menearme un poco y airearme, porque llevo un invierno o más que casi no salgo”, esto es lo que ha supuesto para Manuela, de 82 años de edad, el participar en los talleres de recuperación física. También Vicenta, de la misma edad que Manuela, hace mucho tiempo que “no salgo de casa con todo lo que está ocurriendo, además si ando me canso, entonces esto lo he agradecido mucho, de verdad”.

Por este motivo, los ejercicios están pensados “para personas frágiles, mayores de 80 años, que han podido ver mermadas sus capacidades físicas y motoras en estos últimos meses” y en situación de soledad no deseada, ha señalado la concejala de Mayores del Ayuntamiento de Zaragoza, Paloma Espinosa, en uno de los talleres en el Centro de Convivencia para Mayores Laín Entralgo.

Los talleres se imparten en 28 puntos de la ciudad de Zaragoza y los barrios rurales, en lugares como plazas o parques, pero al aire libre para garantizar la seguridad de los participantes. También se han elegido algunos centros de convivencia que cuentan con instalaciones en el exterior. Se pretende ofrecer un servicio de calidad y que aquellas personas que asistan refuercen sus relaciones humanas.

Cada grupo realizará un total de seis sesiones, una a la semana, y las impartirán 16 monitores especializados, formados por la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte con las orientaciones pertinentes para su ejecución. “Es un programa para recuperar la capacidad física perdida durante este año, sobre todo la movilidad, la fuerza o el equilibrio”, apunta una de las monitoras, Ana Sánchez, que añade que también es importante para estas personas mayores “volver a salir, relacionarse y estar unos con otros”.

Esta iniciativa ha sido diseñada por profesionales de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte, con el respaldo del grupo de investigación Genud (Growth, Exercise, Nutrition and Development) de la Universidad de Zaragoza y organizado por el Ayuntamiento de Zaragoza.

Los participantes estarán bien protegidos contra la Covid: separación de dos metros entre cada uno, mascarilla permanente, uso individual del material y utilización de hidrogel al comienzo y final del taller. Pese a estas medidas, las personas que participen tienen garantizada la diversión en grupo después de una pandemia en soledad.

Print Friendly, PDF & Email