Completar con Pfizer la primera vacuna de AstraZeneca multiplica por siete su eficacia

El Instituto de Salud Carlos III ha presentado ya los resultados de su estudio sobre la mezcla de estas vacunas
Durante esta semana está previsto que la comunidad reciba 47.970 dosis de Pfizer, 7.300 de AstraZeneca y 8.600 de Moderna

Completar con una segunda dosis de Pfizer a quienes han recibido ya la vacuna de AstraZeneca es «eficaz y seguro». Es la conclusión a la que ha llegado el Instituto de Salud Carlos III, organismo público de investigación dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación y del Ministerio de Sanidad, tras analizar la reacción de mezclar ambas vacunas en un grupo de 600 pacientes. Aquellos que recibieron una segunda dosis de Pfizer multiplicaron por siete la inmunidad de los que solo recibieron la primera vacuna de AstraZeneca.

El resultado de este estudio desbloqueará la decisión del Ministerio de Sanidad y las comunidades sobre qué hacer con las personas que ya habían recibido una primera dosis. En una primera valoración, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha explicado que su Gobierno trasladará a Sanidad su intención de «aprovechar todos los recursos disponibles», en relación a las vacunas de AstraZeneca que la Comunidad conserva. «Aspiramos a que no se desperdicie ni una sola dosis, ni de AstraZeneca ni de ninguna otra vacuna», ha explicado.

El estudio ha podido corroborar que la inmunidad de los voluntarios que recibieron ambas vacunas combinadas presentaban, catorce días después de la segunda dosis, hasta 130 veces más de anticuerpos en sangre frente al coronavirus. Una respuesta inmunológica que sería incluso superior a los pacientes que han recibido la pauta completa de AstraZeneca (los dos pinchazos), según ha explicado el coordinador de la red de investigación del Instituto de Salud Carlos III en la presentación de los resultados.

Sin efectos secundarios más allá de los de la propia vacuna de Pfizer

Sobre la reacción que puede provocar la mezcla de ambas vacunas, la jefa de servicio de Medicina Preventiva y Epidemiológica del Hospital de La Vall d’Hebron de Barcelona, Magda Campins, ha defendido que no se han detectado más efectos secundarios que los ya reconocidos de Pfizer. Así, dos de cada tres pacientes que sufrieron algún efecto adverso lo hicieron con síntomas leves, uno de cada tres con moderados y apenas el 2% de los casos experimentaron reacciones intensas.

El efecto secundario más común, en ocho de cada diez pacientes, fue el dolor en la zona del pinchazo. La siguiente reacción afectó ya a menos de la mitad de los voluntarios del estudio y consistió en un dolor de cabeza. Cuatro de cada diez pacientes señalaron sentir un malestar general que, en cualquier caso y como el resto de efectos secundarios, remitió a las 48 horas del pinchazo.

Como efectos secundarios que apenas registraron incidencia, el estudio señala que apenas el 2% de los casos sufrió fiebre, el 7% tos y el 0,9% de los casos vómitos tras la administración de la segunda vacuna de Pfizer.

Print Friendly, PDF & Email
El Instituto de Salud Carlos III ha presentado ya los resultados de su estudio sobre la mezcla de estas vacunas