Lesiona a su madre y roba el móvil al padre para hacerle pasar por maltratador

Su historial acumula multitud de denuncias por malos tratos

El historial delictivo de A.H.P de 27 años es de película de acción. Este sábado ha vuelto a ser detenido tras agredir a sus padres cuando quería quitarle el móvil a su progenitor. Después de conseguir su objetivo, se dedicó a mandar mensajes haciendo pasar a su padre por maltratador. Al ser detenido, el conocido delincuente se empeñó en ir a su vehículo a por una documentación, interviniéndole en su guantera diez gramos de speed.

A.H.P. es un joven de 27 años con estética punky archiconocido por su barrio y por su bloque de vecinos. Pero por nada bueno. Su historial acumula multitud de denuncias por malos tratos, pero destacan dos graves hechos. El primero se remonta a abril de 2020 cuando bajó al garaje que comparten con otros bloques de viviendas y reventó lunas, retrovisores y vacío todos los extintores. No contento con ello, realizó también varios graffitis. Por este hecho no fue detenido y quedó en libertad con cargos.

Un mes más tarde, varias llamadas alertaban de que un joven estaba lanzando botellas de cristal contra una terraza de un bar. Rápidamente, una dotación policial acudió a la vivienda de la que de donde parecía se estaban realizando los lanzamientos. Cuando los agentes subían las escaleras percibieron un fuerte olor a humo y gas y se vieron obligados a tirar la puerta abajo por la que salía humo. Una vez dentro vieron que el ahora detenido había montado una barricada con los muebles de su casa y los había prendido fuego.

Y esto no quedó ahí. La vecina de la casa de enfrente salió gritando al rellano que A.H.P. había saltado a su piso y se había atrincherado en una habitación. Al entrar los agentes ven que el joven llevaba consigo una pistola tasser. Una vez reducido y detenido, la Policía inspecciona la casa y ve en su cocina 100 gramos de speed listos para su venta. Por esta increíble historia, A.H.P. pasó por la cárcel por los delitos de allanamiento de morada, incendio, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas.

El pasado día 15 de mayo, sobre las 4.00 horas de la madrugada, un hombre llamaba al Cimacc 091 alertando que su hijo había llegado a casa bajo los efectos de sustancias estupefacientes y en un estado muy agresivo. Su intención era apoderarse del teléfono móvil del padre, para lo cual no dudó en lesionar a su madre.

Cuando la patrulla de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana llegó al domicilio, el joven ya se había ido con el teléfono de su padre. Con el móvil en su poder, A.H.P. comenzó a mandar una gran cantidad de mensajes en los que trataba de dejar mal y humillar a su progenitor haciéndose pasar por él. A las 10.00 horas el joven regresó y fue cuando se realizó su detención como presunto autor de un delito de violencia doméstica.

Antes de que fuera trasladado a dependencias policiales, el detenido solicitó a los policías su deseo de recoger la documentación de su vehículo, el cual tenía aparcado muy próximo al domicilio de la calle Miguel Servet. Fue entonces cuando los agentes le encontraron en el interior del vehículo una bolsa con diez gramos de speed, motivo por el que también se le imputó un delito contra la salud pública. A.H.P. pasó a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia este sábado, quedando en libertad con cargos.

Print Friendly, PDF & Email