Zanimacchia y Sanabria alejan al Real Zaragoza del descenso tras su victoria ante Las Palmas (0-2)

Zanimacchia fue el autor del primer gol // La Liga

La marcha atrás ya ha comenzado. Cada partido es una oportunidad más para que el Real Zaragoza afiance su permanencia en la Segunda División, y los maños no han desaprovechado la ocasión frente a Las Palmas. El VAR le dio la razón al Zaragoza nada más empezar el partido tras un pisotón en el área, que supuso el primer gol del encuentro con las botas de Luca Zanimacchia. Una segunda parte sin un dueño claro sirvió para que el Zaragoza ampliara ventaja con un auténtico golazo de Sanabria. Llegadas sin demasiado peligro, más de un paradón de Cristian y otra segunda pena máxima para los maños, fallida en este caso, protagonizaron el resto del encuentro.

Sorprendía JIM en el once inicial con la vuelta de Zanimacchia, que no era titular en el Zaragoza desde el 29 de enero. Cristian Álvarez en portería, con la defensa cubierta por Francés y Peybernes y Nieto y Vigaray en los laterales. Al de la Juve le acompañaban en el centro del campo Igbekeme, Eguaras y Zapater para jugar por dentro; en la delantera, JIM vuelve a confiar en Iván Azón, que acompaña a Narváez. Se quedan así fuera, como reservas, Bermejo y Jair, además de suplir la baja por lesión de Adrián González.

El partido comenzó con polémica a los cinco minutos del pitido inicial tras un pisotón de Tomás Cardona sobre Zanimacchia; el árbitro tuvo que recurrir al VAR para señalar pena máxima a favor del Real Zaragoza. El mismo italiano ha sido quien ha ejecutado el penalti, que golpeó con la pierna derecha y consiguió, más de tres meses después sin ser titular, el primer gol del partido para los maños. Jesé Rodríguez intentó empatar el encuentro en el minuto 10, aunque Cristian logró tapar e impedir su llegada. La Unión Deportiva se esforzaba por tocar pero, al margen del penalti, apenas hubo jugadas de riesgo en el inicio de la primera parte.

La primera cartulina amarilla del partido llegaría en el minuto 21, por una falta de Eguaras sobre Araujo. Falta que el equipo amarillo quiso aprovechar pero el Zaragoza no tardó en robarles el esférico. Narváez fue a por todas hacia la portería y, nuevamente, hubo un pisotón. Otro penalti para el club maño, esta vez a través de Íñigo Eguaras, que no sirvió para ampliar la ventaja del marcador. El portero adivinó el tiro del navarro y no hubo nada que hacer. Jesé volvió a poner nerviosos a los de JIM en el minuto 27, pero la jugada se quedó solo en un susto.

En el minuto 30 llegaría un gran ocasión para los canarios, tras una falta muy cerca del área. Sin embargo, Las Palmas no terminaba de meterse en el partido y no fue necesaria ninguna intervención para desviar el balón. A partir del minuto 33 y después de que Zapater casi marcara para el Zaragoza, Jesé contraatacó y obligó a Cristian a imponerse de forma majestuosa; el argentino atrapó el disparo del delantero bloqueando con la izquierda y cogiendo el balón con la derecha. Nueva ocasión de oro para el Zaragoza llegaría antes del descanso, con un disparo de Narváez que paró Vallés y el rechace a través de Zapater que el capitán lanzó fuera.

Segunda parte

La segunda parte comenzó con el primer cambio del Zaragoza con la llegada de Francho y la salida de Igbekeme. Pocos minutos después, Vigaray se vio obligado a abandonar el campo por molestias, y Tejero entró en su lugar. Ambos equipos se alternaban la posesión del balón, siendo la llegada de Jesé en el 58 el ataque más peligroso de los amarillos, jugada que evitó Peybernes lanzándose al suelo para despejar. El tercer cambio de los maños llegaría un minuto después, con Bermejo sustituyendo al autor del gol.

Tanto el Real Zaragoza como Las Palmas intentaban adueñarse del encuentro, pero ninguno terminaba de conseguirlo. Una jugada personal de Iván Azón en el 69 terminó con un disparo desviado. Cuatro minutos después, Lemos disparó una falta desde la frontal, una jugada aparentemente con riesgo que Cristian detuvo sin problemas.

Diez minutos antes de que terminara el partido, Zapater y Narváez salieron del campo para dejar hueco a Jair y Sanabria. Y fue precisamente el uruguayo quien solo necesitó un minuto para marcar un auténtico golazo con un remate de cabeza y ampliar la ventaja. Al final, los canarios tensaron a más de un zaragocista con llegadas a la portería blanquilla, pero ahí estaba Cristian para impedirlo. Una mano final del argentino terminó de dejar claro que el partido era para el Zaragoza.

Cada vez quedan menos partidos para el final de la temporada, y el Real Zaragoza está apurando hasta el máximo todas las oportunidades para no arriesgar y caer a la parte baja de la tabla. Los tres puntos, que se van para casa, suponen que los maños estén, a esperas de los resultados de sus rivales, a seis puntos del descenso.

Print Friendly, PDF & Email