Alquézar reina en Aragón imponiendo su brillo ante las restricciones

Alquézar está situado en la comarca del Somontano de Barbastro

La Colegiata, el Museo Etnológico Casa Fabián o, por supuesto, las pasarelas sobre el Río Vero. Muchos ya sabrán de qué localidad oscense se trata y otros estarán cercanos a descubrirlo. Porque Alquézar presume con motivo de ser uno de los lugares más bonitos y visitados de la Comunidad Autónoma de Aragón. También de haber podido sortear mucho mejor que otros la caída generalizada de visitantes y turistas gracias a sus múltiples atractivos que le han convertido en destino para muchos aragoneses durante los últimos meses.

Su alcalde, Mariano Altemir, lo confiesa en declaraciones a ARAGÓN PRESS: “Alquézar ha salido muy bien parado”, añadiendo que otros como “Jaca y Aínsa también han funcionado muy bien”. En este sentido cree que es así porque “se juntan atractivos como ser un pueblo con conjunto histórico”, uniendo “patrimonio, arquitectura, arte rupestre o la ruta de las pasarelas”, uno de los sitios “que más visitantes tiene”.

No queda atrás la gastronomía. “Somos 300 vecinos, pero tienes trece restaurantes abiertos”, ha recordado Altemir, una ratio altísima que responde al incesante turismo que quiere disfrutar semana tras semana de uno de los pueblos más bonitos de España y de los pocos “conjuntos urbanos medievales auténticos que quedan”. Falta todavía el grueso del público francés, eso sí, pero volverán cuando la normalidad recobre un mayor protagonismo.

La ruta de las pasarelas cuenta con tres kilómetros de recorrido no demasiado exigente y permite disfrutar del cañón del río Vero, dando un respiro en la naturaleza a todos aquellos saturados de las grandes ciudades. Las cifras son sobresalientes: por ejemplo, el sábado pasado se registraron más de 800 excursionistas y el domingo la aparición de tormentas hizo descender los datos hasta algo más de 160.

Turismo regional, nacional y francés

En los trece primeros días de mayo, Alquézar ha comprobado cómo el goteo de turistas que llega hasta la localidad es incesante. Como muestra, el número total de excursionistas que ha recorrido la ruta de las pasarelas ha alcanzado los 1.976, con previsión de que viva un nuevo incremento importante con una mejor meteorología. Por su parte, la imponente Colegiata que vigila la localidad desde lo alto roza los 400 visitantes en el mismo periodo de tiempo.

Unas cifras facilitadas por la Oficina de Turismo de Alquézar, que ha recibido 476 consultas de información presenciales. Dentro del habitual público aragonés, este año está destacando la llegada de turistas procedentes de la provincia de Teruel, algo menos común respecto a años anteriores.

La Cueva de Picamartillo sirve como primer descanso en la ruta de las pasarelas

En cuanto al turismo nacional, lo que detectan desde la oficina es que se está sumando una notable cantidad de visitantes procedentes de la Comunidad Valenciana, más allá de los que ya viajaban desde Cataluña.

No fallan tampoco los franceses, que son una parte muy importante para una localidad que brilla con luz propia y cada vez con más intensidad. Porque Alquézar cada día está más en boca de todos y paulatinamente se va expandiendo el “gusanillo” de visitarla por todo el panorama nacional. A buen seguro que quien dé el paso terminará por enamorarse de sus calles, su arquitectura o su entorno.

Print Friendly, PDF & Email