Principio de acuerdo en Ferroatlántica con 42 despidos, 12 recolocaciones y un millón en inversiones

El acuerdo ha sido alcanzado este miércoles a las 5.00 horas tras dos jornadas maratonianas de más de doce horas de reuniones

La Dirección del grupo Ferroglobe y el Comité de Empresa han alcanzado un principio de acuerdo para paralizar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que iba a suponer el despido de 63 trabajadores de la planta de Ferroatlántica en Monzón. De esta forma, se realizarán doce recolocaciones, se finalizarán once contratos fijos y discontinuos y 31 indefinidos, en lugar de los 63 despidos que se planteaban al inicio de las negociaciones, a cambio de realizar inversiones en la fábrica por más de un millón de euros durante los próximos dos años.

Un acuerdo alcanzado este miércoles a las 5.00 horas tras dos jornadas maratonianas de más de doce horas de reuniones, y deberá ser ratificado este jueves por los trabajadores en asamblea. Después de un mes de negociaciones, jornadas de huelga y manifestaciones en Madrid, la Dirección aceptaba una de las principales exigencias del Comité de Empresa, la puesta en marcha de un plan industrial que garantice la viabilidad de esta fábrica de Monzón. Con ello, Ferroatlántica destinará 595.000 y 625.000 euros en 2021 y 2022, así como a trasladar 11.000 toneladas de silicio manganeso afinado, lo que supone carga de trabajo para nueve personas.

Igualmente, la compañía ha propuesto otra inversión de tres millones de euros en una planta para fabricar pasta Soderberg que abastecería al grupo de unas 12.000 toneladas y que podría crear nueve empleos de producción y dos de mantenimiento. No obstante, esta inversión estaría condicionada a recibir por parte del Gobierno las subvenciones necesarias y podría estar operativa en un plazo de tres años máximo.

En cuanto a los trabajadores, el texto firmado contempla doce recolocaciones, seis en Galicia, para el personal que cumpla 61 años durante estos dos años, cuatro para Cantabria y dos en Madrid. Para ellos se les aplicará un complemento salarial de 625 euros mientras dure el desplazamiento y con un límite de dos años. Si el trabajador decide no aceptar estas condiciones, entraría en un ERE con una indemnización de 40 días por año trabajado.

Antes de conocerse la lista de afectados, se abrirá un proceso de siete días para que se apunten voluntarios para la salida, y una vez conocida la lista, en el caso de que no se hayan cubierto las recolocaciones ofrecidas en Sabón y Madrid, se abrirá un proceso de 72 horas y podrán acogerse a dichas recolocaciones alguno de los afectados.

Print Friendly, PDF & Email